lunes, 17 de marzo de 2008

BUENAS NOCHES Y BUENA SUERTE

Hola, como sabéis, mi nombre es Jose Pedro. Y, en este, mi primer blog, quiero contaros que estoy intentando apostatar, es decir, ya no quiero seguir perteneciendo legalmente a la Iglesia Católica. Es un proceso complicado, ya que te suelen poner todas las trabas posibles. Mi deseo es explicaros que es lo que me ha llevado a tomar esta decisión, que no es tan sencilla como parece, ya que implica muchas cosas.
En primer lugar, debemos tener en cuenta que elegir la propia adscripción ideológica o religiosa es un derecho incuestionable de todos los ciudadanos, reconocido legalmente en el artículo 16 de la Constitución Española. La posibilidad de cambiar o de abandonar cualquier religión también está recogida en la Ley Orgánica de Libertad Religiosa de 1980 así como en distintos tratados internacionales, entre ellos la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948.
Por eso os aliento a todos aquellos que no os consideréis creyentes a expresar vuestras propias ideas y, en caso de que así lo deseéis, a manifestar vuestro derecho a dejar de pertenecer a la Iglesia Católica o a cualquier otra confesión religiosa, mediante el ejercicio de la apostasía.Para los que consideramos la libertad individual un bien supremo, la adscripción de una persona a una confesión religiosa desde el momento mismo del nacimiento (el bautismo), sin intervención ninguna de su voluntad, es una infamia que sólo se mantiene en vigor a causa de una tradición social que se mantiene por desidia de la Administración que no dispone de alternativas laicas para suplirla, y del interés de la Iglesia Católica por justificar una supuesta representatividad social que no se corresponde con la realidad.
Apostatar, al margen de la opinión que pueda merecer la Iglesia, no es un acto ofensivo ni de desconsideración hacia nada ni hacia nadie. Para aquellos que hemos decidido dar este paso, reconocer públicamente que no compartimos la fe de la Iglesia y que no deseamos que ésta obtenga provecho de nuestra indeferencia es, sencillamente, un acto de responsabilidad propio de un espíritu libre, honesto y comprometido.

6 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

A la Conferencia Episcopal Española, se le llena la boca de la palabra “libertad” a la hora de pedir la objeción de conciencia para, por ejemplo, la asignatura de Educación para la Ciudadanía pero, por el contrario, pone todas las trabas e impedimentos posibles para los que queremos “objetar” de esta religión, es decir, los que queremos ejercer nuestro derecho a apostatar o dejar de ser católicos. Este doble rasero interesado, este “barrer para casa” o como se le quiera llamar, hace que la Iglesia Católica, en mi opinión, no tenga ninguna autoridad moral para pedir que la sociedad actúe de la manera que ellos quieren, que no es otra que tener a la gente de este país en un puño y hacer y deshacer a su antojo.

Para los que esta religión ya no la consideran su propia religión y quieran hacerle llegar a la Iglesia el mensaje de “no en mi nombre”, existe una página web dónde se explica de forma detallada los pasos a seguir para apostatar:

http://www.apostasia.es/

Saludos…

Anónimo dijo...

Pues se que José Pedro, el creador de este blog, se va a ir a Cracovia a rezar al Papa Juan Pablo II. Me han contado que canta eso de "Juan Pablo II te quiere todo el mundo", así que no os dejéis engañar porque aunque va de apóstata por la vida, es un fiel seguidor de la doctrina católica y no me extrañaría que fuese "fan" de Rouco y oyente de la Cope...

Anónimo dijo...

¡Vaya, vaya! De catequista cofrade a apóstata sociata...

Lo que hay que leer

Jose Pedro dijo...

Os rogaría a todos/as que cuando escribáis en el foro os identifiquéis. Estamos en un mundo libre y somos personas adultas… así que no tenéis de que preocuparos. Con que pongáis un email vuestro sería suficiente.

Hasta ahora no he censurado ninguna opinión por este motivo. Trato de ser razonable y aperturista… pero el uso del anonimato es un claro gesto de cobardía.

Anónimo dijo...

Pues mire usted, si publico en anónimo es porque es más rápido y no tengo que perder el tiempo poniendo direcciones que por otra parte usted ni tiene ni conoce, así que... ahora vas y lo cascas.

Y para que conste quien soy, Mr.Frog JP Morgan Riñonal