jueves, 18 de diciembre de 2008

El perro de BUSH (y II)

Muntazer (Muntassir مونتاسر) significa en árabe victorioso y con su gesto de arrojarle al ya casi ex Presidente Bush sus dos zapatos, se ha convertido en el héroe de los iraquíes y de todos aquellos que han sido y son oprimidos por su Administración.

Al Zaidi, un periodista chií de 29 años de la cadena de televisión Al Baghdadia TV (ابغداديا http://www.albaghdadia.com/), una cadena sunni iraquí que emite vía satélite desde El Cairo (Egipto, en árabe Miṣr مصر ), se ha convertido gracias a este acto en una celebridad y horas después del incidente, uno de los abogados que defendió a Saddam Hussein, Jalil Dulaimi, se ofreció el lunes para defender al periodista y aseguró que más de 200 letrados de todo el mundo ya han ofrecido sus servicios de manera gratuita.

En un comunicado difundido el lunes en antena, la empresa para la que trabaja Al Zaidi solicitó la liberación inmediata del periodista “conforme a la democracia y la libertad de expresión que el nuevo régimen (iraquí) y las autoridades estadounidenses han prometido al pueblo iraquí”.
Según sus compañeros de trabajo, Muntazer, no tiene vínculos con ningún grupo más allá de sus propias convicciones. "No está relacionado con el antiguo régimen (de Sadam Hussein). Su familia fue detenida con Sadam. Es un hombre orgulloso de ser árabe, un joven de espíritu abierto. Los estadounidenses le detuvieron en dos ocasiones".


El hermano de Muntazer, Udai Al Zaidi, explicaba a una televisión: "Gracias a Dios, el acto de Muntazer llena de orgullo los corazones iraquíes. Estoy seguro de que muchos iraquíes quieren hacer lo que hizo Muntazer. Muntazer solía decir que todos los huérfanos cuyos padres fueron asesinados eran culpa de Bush".


Lo que en condiciones normales no sería más que una falta leve, según el abogado contactado por la AFP (Asociación de Fotógrafos Profesionales), Tareq Harb, Muntazer podría ser una condena de “un mínimo de dos años de prisión si se le acusa por insultos a un jefe de Estado extranjero de visita en Iraq”. Pero la pena podría llegar a los 15 años de prisión si es inculpado por “intento de homicidio contra un jefe de Estado”. Lo difícil sería mantener la argumentación de que un par de zapatos, por muy mala leche con la que se les lance, puedan ser un arma mortal. Por el momento no se informó dónde está detenido el periodista. El jefe de programas del canal, Mujir al Jafaji, mostró sus “temores por su seguridad”.


Pero hasta la próxima entrega de este nuevo capítulo de la guerra de Iraq, Muntazer Al Zaidi ha hecho lo que, seguramente, habríamos querido hacer millones de personas en el mundo.
Como diríamos en España, "con dos cojones".