jueves, 4 de diciembre de 2008

¡ QUE VIENEN LOS RUSOS !


Los rumores de los últimos días insisten en hacer correr la noticia de que la constructora española Sacyr pretende vender sus acciones de Repsol, que representan el 20% del total de la petrolera, y que la rusa LUKOIL se lo quiere comprar.


Hasta aquí un rumor típico de movimiento del mercado, alguien lanza el mensaje de que quiere vender y el mercado empieza a generar ofertas, que acabarán o no en venta consolidada.


Pero resulta que se supone que Repsol YPF es una empresa española (todo lo española que puede ser una multinacional que cotiza en bolsa) privatizada hace dos telediarios, y la presunta compradora, es rusa y está participada, o controlada como prefieras, por el Gobierno Ruso (o sea Putin).


Y aquí se lía el barullo, porque inmediatamente la oposición y los medios que le hacen el coro (¿o es al revés?) se empiezan a rasgar las vestiduras porque una empresa extranjera y además estatal pretende adquirir el 20 % de la petrolera más mediática de España. Achacan la responsabilidad al Gobierno de Zapatero, que permite el expolio y deja en manos de una potencia extranjera a un sector estratégico.


Claro que, resulta que todavía ni siquiera hay una oferta en firme, y que de haberla tendría que pasar antes por los filtros que el Ministerio de Industria y la Unión Europea ponen a estas operaciones empresariales. Pero en estos momentos mi memoria me espolea y recuerdo cuando el PP y esos medios tan preocupados por la pérdida de soberanía industrial, decían preferir que una empresa extranjera y pública (EOn) se quedara con ENDESA antes de que se la quedaran los catalanes de GAS NATURAL, pero como ahora no están los catalanes por medio, de repente se acuerdan de la soberanía, los sectores estratégicos, etc, etc.

Pandilla de fariseos.

No sé si al final Sacyr venderá o no sus acciones (posiblemente si porque parece necesitar liquidez como todas las constructoras), ni siquiera sé si el comprador será español, ruso, o apache chiricaua, pero lo que si estoy absolutamente seguro, es que, de haber un comprador ruso, se tratará de una operación destinada a ceder una parte del pastel energético occidental, a cambio de poder entrar en el gran pastel ruso, algo que ahora no es posible. Y si no, al tiempo.Mientras, PP, Losantos y compañía, dejaros de menear la bandera, porque la única que conoceis es la de vuestros propios y sordidos intereses.