jueves, 8 de enero de 2009

Algún día Palestina será libre. Inshallah.



Gobierno Israelí: Asesinos sin condena.

Cuando un palestino se revienta con un cinturón de explosivos y mata a 10 personas en algún lugar de Israel, el acto terrorista nos afecta a todos, condenamos la barbarie y el sin sentido de un acto terrorista, y condenamos la utilización política y partidista que Hamas y otras organizaciones hacen de la población civil Palestina.


Cuando las Fuerzas Aéreas Israelíes disparan 30 misiles contra objetivos civiles en la Franja de Gaza, matando a más de 200 personas, entonces sólo se producen tímidas reacciones diplomáticas, mientras el mundo entero ve en sus pantallas de televisión las impactantes imágenes de una población palestina siendo masacrada por el Estado Israelí.


¿Hasta cuándo podrá seguir el Estado Israelí cometiendo impunemente crímenes de guerra contra la población civil palestina, sin que una comunidad internacional rendida al poder de los "lobbies " judíos reaccione, imponiendo medidas de sanción y actuando para que no continúe el genocidio en Gaza a manos de los gobiernos israelíes, preocupados ahora de su próxima campaña electoral y no de la sangre inocente que provocan?


¿Hasta cuándo podrán permanecer los países árabes impasibles al martirio de sus hermanos palestinos, sin mover una pestaña, y pensando únicamente en sus intereses económicos y políticos, subordinados a los mandatos de los EEUU?

¿Hasta cuándo podrá la Unión Europea seguir el dictado de la política estadounidense, limpiando su tibia conciencia con débiles declaraciones y mirando para otro lado, como si lo que pasa en Gaza no fuera con nosotros? ¿Han olvidado sobre todo los británicos y franceses su responsabilidad en la creación del Estado Israelí y la condena al destierro del pueblo Palestino?


Hoy todos los que creemos en la Paz, en la convivencia y en el derecho de los pueblos a elegir su propio destino, tod@s somo palestin@s, todos sufrimos en Gaza, con las víctimas del bombardeo israelí y con todos los que sufren a diario el bloqueo y las amenazas de la política del Gobierno Israelí, y el silencio cómplice de todos los que callan y miran para otro lado.

Algún día Palestina será libre. Inshallah.


-- * --


En Gaza ya no queda ni pan.

En Gaza, la parte de Palestina controlada por Hamas, ya no queda ni Pan, pero parece no importarle a nadie.


En la franja de Gaza hay una crisis humanitaria que ha llegado a un punto crítico. Ya no se trata de tener o no tener cordero para celebrar la Fiesta del Sacrificio, sino del alimento más básico, el pan, que ya no se encuentra en ese territorio.

El Gobierno Israelí, con el beneplácito de la comunidad internacional que se lo permite, mantiene el cierre casi total de sus fronteras con Gaza, hasta tal punto que la ONU ha dejado de enviar su suministro humanitario hasta que las fronteras no se reabran.

Como siempre son los pobres los que peor lo llevan, porque los más acaudalados pueden surtirse del mercado negro, o pagar los altísimos precios de un mercado desabastecido.

Pero, mientras que los ciudadanos mueren de hambre, aunque posiblemente los dirigentes de Hamas no tengan tantos problemas, la comunidad internacional mira para otro lado.

¿Donde está la solidaridad de los Palestinos de Cisjordania, del gobierno de Al Fatah?
¿Donde está la solidaridad de los paises árabes?
¿Ha desaparecido la Unión Europea?
¿Y la ONU?
¿Habrá que esperar quizás a que no quede un Palestino vivo en Gaza para que se solucione esta crisis?

Vergüenza nos debería dar a todos, aunque a unos más que a otros.


-- * --


Continua la invasión, continúa la vergüenza.

Ya ha comenzado la segunda fase de la operación "defensiva" de Israel, la invasión de la Franja de Gaza, para "acabar con Hamas" dicen, pero lo cierto es que el resultado real será la masacre del pueblo palestino de ese territorio.

Los de Hamas, especialmente sus dirigentes, no son precisamente unas víctimas inocentes en este conflicto, pero comparar la resistencia palestina y el lanzamiento de los cohetes Kazan o morteros, con el bombardeo masivo e indiscriminado por parte del ejército y la marina israelí, es comparar a David con Goliat.

Hamas es responsable de la ubicación de sus efectivos y sus lanzaderas entre la población civil, pero Israel tiene medios tecnológicos para discriminar su objetivos, sin necesidad de masacrar al pueblo palestino.

Pero la vergüenza no es para Hamas, o para el Gobierno Israelí, ya que ninguno de los dos han dado muestras de tenerla en absoluto, y no les importa , a ninguno de los dos el número de víctimas que provoque su política. La vergüenza es para una moribunda Administración Bush, que se despide con el mismo caos que ha sembrado en sus 8 años de gobierno. La vergüenza es para el "deseado" Obama, que no ha tenido el detalle de decir "esta boca es mía" para demostrar al mundo que lo que esperábamos de él es real y no simple marketing. La vergüenza es para la Unión Europea, que no se atreve a tomar medidas reales para parar la matanza de la población civil palestina. La vergüenza es para Al-fatah, y para Mahmud Abbas, que prefieren palestinos muertos a palestinos gobernados por otro partido distinto a ellos. Pero sobre todo, la vergüenza es para los gobiernos de los países árabes, muchos de ellos muy poco democráticos, y otros sólo lo son de nombre, pero no de realidad, y que le tienen más miedo a la posible influencia islamista en sus países que a la vergüenza y el ridículo de abandonar a sus hermanos palestinos a su suerte, como siempre han hecho.

Nos esperan días duros, de sangre y de dolor, y el pueblo palestino, como siempre, víctima de la infamia y de la vergüenza. ¿Cuantos más han de morir, cuantos más han de sufrir para que se acabe de una vez esta vergüenza?


-- * --


No hay comentarios: