miércoles, 4 de febrero de 2009

El Vaticano y el rabinato israelí rompieron relaciones

El “Rabinato de Israel”, máxima autoridad judía del régimen sionista, ha cortado todos sus lazos con la Santa Sede de forma indefinida, por no tolerar una decisión del Papa de devolver a las filas de la Iglesia al Obispo lefebvriano Richard Williamson que defiende el Revisionismo Histórico y pone en duda que realmente hayan muerto 6 millones de judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

En una carta enviada a la Santa Sede por su director general, Oded Weiner, el rabinato comunica su “indignación” por la rehabilitación del obispo británico Richard Williamson, y dice que suspende un encuentro judeo-cristiano programado para principios de marzo. En los últimos días, expertos en Derecho Canónico concluyeron que la defensa del Revisionismo Histórico y el cuestionamiento de la existencia del “holocausto” no es una herejía, como pretendían afirmar algunos rabinos.

El Papa dio un discurso en el que dijo que para él, el “holocausto” existió, aunque las presiones del rabinato para impedir el retorno del Obispo Williamson a la Iglesia Católica parecen condenadas al fracaso.

El Obispo Williamson pertenece a la Fraternidad lefebvrista San Pío X y tiene su residencia permanente en Buenos Aires, en la localidad de La Reja, del partido bonaerense de Moreno. Allí, dirige un seminario. Según indicaron sus allegados a la prensa, actualmente está descansado por el período de vacaciones y “no piensa dar declaraciones”.

La posición del Obispo está alineada con la postura del propio Lefebvre, que a lo largo de su vida también defendió el Revisionismo Histórico, al tiempo que tuvo una opinión crítica respecto al judaísmo. Lefebvre siempre alabó el gobierno del General Vichy en Francia, que durante la Segunda Guerra fue aliado de Alemania, y en una carta a Juan Pablo II, fechada el 31 de agosto de 1985, señaló a “judíos, comunistas y masones” como los enemigos contemporáneos de la Fe.

Asimismo, otro de los cuatro Obispos rehabilitados, Tissier de Mallerais, sostuvo en 1997 que los judíos son “los artesanos más activos para la llegada del Anticristo”. Por otra parte, en 1989, la Fraternidad San Pío X dio asilo a Paul Touvier, jefe de Inteligencia durante la administración de Vichy, hasta que finalmente fue detenido en Niza bajo el cargo de supuestas persecuciones contra guerrilleros comunistas. El abogado de Touvier fue el abogado católico Jacques Tremollet de Villers, quien mantenía lazos directos con los lefebvristas.

No hay comentarios: