miércoles, 4 de febrero de 2009

Eluana ingresa en la clínica que la desconectará


Eluana Englaro, la mujer italiana que lleva poco más de 17 años en estado vegetativo, fue ingresada esta madrugada en la casa de reposo 'La Quiete' de Udine (norte) donde finalmente morirá, después de que los médicos desconecten la alimentación artificial que la mantiene con vida.

La llegada de Eluana al centro sanitario es el final de un largo y difícil camino, durante el que su familia ha tenido que superar innumerables obstáculos antes de obtener la autorización de la Justicia italiana para dejar morir a su hija.

La enferma fue traslada de la clínica de Lecco (región de Lombardía, norte), donde se encontraba desde hace 17 años, a Udine (región de Friuli Venecia Julia), donde llegó poco antes de las 6.00 horas de esta mañana.

La ambulancia en la que viajaba entró por un ingreso secundario ya que el principal había sido invadido por los periodistas y fotógrafos que esperaban la llegada de la enferma. Algunos grupos de personas contrarios a la decisión de la familia acudieron a la clínica de Lecco para protestar, como la exponente del Movimiento por la Vida Antonella Vian, que acudió con pan y agua para simbolizar "que esto es todo lo que Eluana necesita para vivir", explicó.

Después de ingresarla, los médicos tendrán que esperar unos tres días antes de suspender la alimentación. Luego, la mujer tardará unas dos semanas en morir, ya que respira con normalidad y su corazón late por sí solo.

El cardenal y presidente del Consejo Pontificio para los agentes sanitarios, el mexicano Javier Lozano Barragan, ha pedido frenar "esa mano asesina" que suspenderá la alimentación artificial a Eluana. Así lo declaró sin ambages al diario italiano 'La Repubblica'. El cardenal, que ya se ha pronunciado sobre el caso Englaro en numerosas ocasiones, reiteró que "interrumpir la alimentación y la hidratación equivaldría a un abominable asesinato y así lo proclamará siempre la Iglesia en voz alta". Curiosamente la Iglesia es la misma que ha callado (cuando no ha colaborado) ante determinados asesinatos masivos, como por ejemplo, el genocidio masivo llevado a cabo por los nazis, o mas recientemente el genocidio que ha estado sufriendo el pueblo Palestino.

El caso de Eluana Englaro ha generado un intenso debate social en Italia entre quienes creen que suspender la alimentación artificial es un crimen y quienes consideran que sólo sirve para alargar inútilmente la vida a una persona que, de otro modo, ya estaría muerta.

Eluana se encuentra en estado vegetativo desde 1992, año en que sufrió un grave accidente de coche a la edad de 19 años. Después de que los médicos confirmaran su estado vegetativo, su padre pidió la autorización judicial para dejar de alimentarla. Sin embargo, el tribunal de Lecco rechazó la primera petición, dando inicio a una incansable batalla para conseguir que la Justicia italiana autorizara la muerte de su hija. Dicha batalla parecía haber terminado el pasado mes de noviembre, cuando el Tribunal Supremo dio la razón definitivamente a la familia. No obstante, Beppino Englaro tuvo que enfrentarse a un nuevo obstáculo después de que el Gobierno de Silvio Berlusconi emitiera una directiva en la que prohíbe a todos los centros sanitarios del país interrumpir la alimentación de sus pacientes. Es indignante que un presidente de gobierno de un país miembro de la unión europea, se pase por el forro al poder judicial sin que prácticamente nadie proteste lo mas mínimo.

La directiva obligó a la única clínica que se había mostrado disponible a acoger a Eluana a retirar su ofrecimiento, negando otra vez a la familia Englaro la posibilidad de dejar morir a su hija.
Finalmente, ha sido la casa de reposo 'La Quiete' la única que ha podido ingresar a Eluana, ya que, al no ser estrictamente un centro sanitario, queda fuera de la orden del Gobierno.
¿Será el último capitulo de esta historia? Esperemos que si.

No hay comentarios: