viernes, 17 de abril de 2009

¿Veré la III República?

El 14 de Abril, se conmemoró el 78º aniversario de la II República Española.
Apenas unos pocos nostálgicos de aquella época, y aún menos republicanos convencidos que no vivieron aquella época, celebran en España esa fecha. Quizás porque es una celebración viciada, que no celebra el republicanismo en si mismo, sino el recuerdo de la República que fue aniquilada por la victoria franquista en la Guerra Civil.
Lejos de aquellas fechas y aquellos hechos, cuando ya casi no quedan vivos los testigos presenciales, la celebración del 14 de Abril debería perder su sentido revanchista y comenzar a basarse en una expresión del ideal y el concepto republicano, si de verdad queremos llegar a ver la III República.
En España hoy en día los monárquicos se definen como "juancarlistas", y la ideología republicana carece de soporte político real, más allá de algunas formaciones minoritarias. Sin embargo, en el fondo del sentir social reside la esencia del republicanismo. L@s español@s son, sin saberlo, republicanos.
El republicanismo es fundamentalmente igualdad. Igualdad en todos los conceptos, pero especialmente en lo político. Todos los cargos políticos, incluido el Jefe del Estado, deberían ser removibles mediante unas elecciones. Nadie, por ninguna causa, pero mucho menos por el hecho de haber nacido en una familia determinada, debería tener más derecho que sus conciudadanos para ostentar el cargo de Jefe del Estado, y ninguna familia debe estar por encima del resto de las familias españolas, por el hecho de llevar un apellido determinado.
En esta monarquía descafeinada, donde ni siquiera hay monárquicos y donde cualquier ciudadano puede acceder a la familia real, aunque no sea de "sangre azul", ni por "designio divino", ya no tiene sentido que la sucesión hereditaria designe al Jefe del Estado. Por eso, con el tiempo y la evolución política, l@s español@s deberían darse a sí mismos la responsabilidad de madurar y ser capaces de llegar a un Estado en el que la igualdad, la libertad, la solidaridad y la tolerancia sean lo que la defina.
Y en cualquier caso, en un Estado plurinacional y pluricultural, debería ser una República Federal.
Ese día llegará, pero hasta entonces deberemos contentarnos con celebrar cada 14 de Abril el recuerdo de la República Española.
¡ Salud y República !

No hay comentarios: