sábado, 23 de mayo de 2009

Pitos al himno español en la Copa


Realmente me traía sin cuidado si ganaba el Barça o el Athletic, así que no vi el partido, pero al zappear por otras cadenas de la TDT en busca de algo que llevarme a la pantalla en una noche aburrida, en los sms que los generosos espectadores envian a algunos programas de debate (sobre todo en intereconomía) me sorprendían las alusiones al partido de copa, al Himno y al Rey, y la visceralidad con que se quejaban de la afrenta al Rey y a España.

Posteriormente me he ido enterando de la pitada, de la censura de la pitada, de la emisión en diferido del Himno retocado, del cese del Jefe de Deportes de TVE, etc., etc.

Lo cierto es que algo que era más que previsible, y que no pasaría de ser una anécdota más de la habitual "impresentabilidad" de los futboleros enardecidos, se ha convertido en una cuestión de estado.
Que las aficiones del Barça y el Athletic de Bilbao, son aficiones nacionalistas, muy politizadas, y odian a todo y a todos los que huelen a españolismo y centralismo es algo que ya sabíamos, no sorprende.

Que ambas aficiones le piten al Rey, le va en el sueldo, es un personaje público y tiene que estar a las duras y a las maduras; y tampoco creo que le preocupe demasiado al Borbón.

Que las 45000 almas que se dieron cita en mestalla piten al Himno español es previsible, dado el enfrentamiento entre los símbolos españoles y los vascos/catalanes, por imposición de aquellos sobre estos.

Pero si los responsables de la retransmisión no hubieran querido ocultar la realidad, sólo hubiera habido una polémica normal y habitual, pero nada más.

Eso si, las hordas del españolismo seguirían rompiéndose las vestiduras con lo de "España se rompe", pero eso es otra historia. La de siempre.