jueves, 7 de abril de 2011

ASI ROBA EL F.C. FARSA


EXPOLIO CHAMPIONS

SI AL G-14

NO A UNICEF



Podemos ver como el vicepresidente de la UEFA (Şenes Erzik), que ocupa también- un cargo directivo en el comité encargado de la designación de los árbitros, es nada más y nada menos el director de projectos de Unicef (patrocinador del Barça). Alguien se imagina por un momento que diría el Barça si algun directivo de BWIN fuera uno de los máximos responsables dentro del comité arbitral?. Por si fuera poco, el Barça tiene a tres de sus exdirectivos ocupando puestos relevantes dentro de este organigrama.

Han bastado las declaraciones de Mou, dejando en evidencia el trato de favor que recibe el Barça por parte de esta mafia para que se hayan quitado la careta al designar como árbitro de la vuelta a De Bleekere, casualmente uno de los cinco árbitros señalados por Mou.

En realidad todo empezó el año 2000 cuando Florentino Pérez con otros 13 equipos más, los más importantes del mundo, crearon el G-14, este organismo fue denunciando bajo la dirección de Florentino todas las barbaridades que hacia la UEFA y en varias ocasiones llego a plantearse, ya con 18 equipos, la creación de una competición alternativa, la famosa liga europea organizada por los propios clubs.

Florentino Pérez no solo fue uno de los fundadores sino que fue el que impulso el proyecto, fue el que movió los hilos para crearlo y el que durante su mandato de 4 años toco más las narices a la UEFA.

El propósito principal y razón de su creación fue hacer una contraofensiva a los reglamentos de la UEFA, que obliga a los clubes a liberar a jugadores convocados por sus respectivas selecciones, ya sea en compromisos amistosos u oficiales para mantener el espíritu de que "todos los países, por pequeños que sean, puedan competir en igualdad de condiciones". Estos clubes exigen una compensación por cada jugador liberado, debido principalmente a la gran cantidad de seleccionados nacionales que poseen.

Aquella organización que tenía todo el sentido y que defendía con todo el derecho y legitimidad sus intereses fue vilipendiada por los dirigentes europeos, hasta el punto que de tanta presión consiguieron su disolución en 2008.

Curiosamente uno de los impulsores de la disolución fue el Barcelona de Laporta. De hecho el 21 de enero de ese mismo año nació el European Clubs Association (ECA) que se fundó para reemplazar al G-14, pero con el beneplácito de FIFA y la UEFA,. Ese movimiento fue vital para la UEFA por un lado se cargaban a la “mosca cojonera” que había sido el G-14 y por otro lado se creaba una asociación en la que ellos también estaban representados y que servía para amansar a los clubs, vamos que se aseguraban que la dictadura de UEFA y FIFA continuaba. Por otro lado el Barcelona en aquello gano la designación de varios puestos en la UEFA, que ya sabemos para lo que sirven.

Por otro lado, el día 26 de Septiembre de 2004, cuando fue reelegido Villar como presidente de la RFEF, Florentino con criterio apoyo a su opositor Gerardo González, mientras que Laporta apoyo a Villar, todavía nadie se puede explicar cómo el presidente más lamentable de la historia de la RFEF puede llevar tantos años como presidente pero esa sería otra historia más larga de contar.

En 2007, Ángel Villar fue reelegido como vicepresidente de la UEFA, quedando por delante del turco Senes Erzik, curiosamente este director de proyectos de UNICEF aunque perdió fue reenganchado por Villar. Y no solo eso es que Senes Erzik, es considerado la mano derecha de Villar en el organismo futbolístico europeo, no sólo es uno de los vicepresidentes del mismo -en concreto del Comité Ejecutivo , sino que, además, ocupa otros puestos como presidente del Comité de Responsabilidad Social y Juego Limpio (manda huevos), vicepresidente del Comité de Árbitros.

En aquella votación Fc Barcelona jugó sus cartas a dos bandas, por un lado fue padrino de Villar y por otro lado un año antes había puesto en sus camisetas UNICEF, pocos meses después se supo que el director de proyectos de UNICEF se presentaría también a la elección, es decir, ganara quien ganara en UEFA, el Barcelona saldría beneficiado, lo siguiente fue poner en contacto a las dos partes para que se pusieran de acuerdo para repartirse los papeles en la UEFA.

Los hechos ocurridos con posterioridad al expolio Champions nos dejan muchas cosas en qué pensar. Hay que pararse en la pregunta que hizo Mourinho, “¿Por qué?”, y una vez resuelta buscar soluciones. La respuesta a la pregunta se encuentra a nivel institucional, y aunque las jerarquías uefas jamás se han caracterizado por su honradez ni por su eficiencia, el nivel de degradación actual no tiene precedentes: si antes eran una panda de burócratas con un nulo entendimiento del fútbol y su encaje en la sociedad moderna, ahora se añade la corrupción y la escandalosa preeminencia en su estructura de los representantes de cierta facción.

Existen no menos de seis directivos fuertemente probarcelonistas en instancias claves de la UEFA, si contamos dirigentes de la Federación española, del principal espónsor del Barsa (Unicef) y del propio Barcelona, incluyendo a los dos Joanes, Gaspart y Laporta, quizá los dos mayores antimadridistas vivos. No resulta demasiado sorprendente que, además de ser muy obviamente agraviados en el terreno de juego, tengamos además que sufrir sanciones como la que acaba de recibir nuestro entrenador, diez partidos por denunciar en voz alta lo que ya clama al cielo.

Ante este panorama existen soluciones a corto y largo plazo, conservadoras y agresivas. En un extremo está la solución a más corto plazo y más agresiva: directamente no participar en la próxima edición de la Champions League. Los pros de esta medida serían un enorme impacto mediático a nivel mundial. Quizá incluso empezaría a moverse algo en las estructuras uefas y se pidieran responsabilidades y cambios para evitar nuevos escándalos. Los contras serían una probable sanción de varios años sin participar en competición europea, con lo que el perjudicado de este asunto –El Real Madrid- lo sería aun más, tanto en el aspecto deportivo como en el económico. Aunque si analizamos el asunto profundamente, el Madrid no tiene por qué mantenerse contra viento y marea en la actual estructura del fútbol europeo -de la cual fue génesis en buena medida-, sobre todo cuando no existen condiciones para una competición limpia. No me parece tan trágico estar cinco años fuera de esta Champions, e incluso tengo la sensación, por que lo conozco queFlorentino Perez lo esta considerando seriamente. De todos modos, esto no deja de ser pura especulación: nada indica que el Madrid no vaya a presentarse en la próxima edición de la Champions League.

En el otro extremo de soluciones está la más conservadora y a largo plazo, ir posicionándose en las jerarquías europeas no para manipular la competición a nuestro favor, tal como hace el FC Barcelona, sino para tratar de garantizar el mayor equilibrio posible entre clubes y reformar radicalmente el actual enfoque de los arbitrajes. Puede ser el camino más efectivo, pero también puede llevar demasiado tiempo: no olvidemos que la Farsa lleva por lo menos desde tiempos de Núñez tratando de aumentar su presencia en todos los estamentos no para para obtener un trato preferencial, tal como ahora resulta patente. ¿Y mientras tanto qué hacemos, comer mierda? Si bien es obvio que tenemos que dar pasos en esta dirección, es una estrategia que requiere mucho tiempo y no introduce cambios profundos en una estructura fallida.

No obstante, existen soluciones a medio camino entre la radicalidad de la retirada y la exasperante lentitud de los manejos federativos. La principal que se me ocurre es la de reactivar el G-14, que a la vista de la actual situación sería un contrapoder ante la UEFA absolutamente necesario. Este órgano aceptó disolverse hace unos años, obteniendo sólo a cambio compensaciones económicas en caso de lesiones en partidos internacionales. Pero es obvio que el dinero dista de ser el único problema del fútbol europeo, dramáticamente perjudicado por este modelo de dirección decimonónico y profundamente contradictorio, manteniendo el espíritu amateur en lo que es una industria deportiva ultraprofesional. Simplemente no puede ser que el resultado de un partido en que dos clubes se juegan el trabajo e inversión de todo un año se decida por la mala o buena vista de un señor con un silbato o un banderín, señores en muchos casos tremendamente mediatizados y deudores de quienes los designan. Existen medios sobrados para tecnificar los arbitrajes, tal como se hace en todas las ligas profesionales americanas, y el que diga lo contrario es un ignorante o directamente miente. Mantener el “error” humano es una medida de control de las federaciones, que nadie lo dude.

La reactivación de este G-14, 18 o 25 no debe servir sólo para hacer presión, sino que se debe considerar seriamente la creación de una estructura paralela que, llegado el caso, sustituya a la UEFA. Resulta una solución más práctica que un club haciendo la guerra por su cuenta, y sería un poder a tener muy en cuenta pues la fuerza última reside, no lo olvidemos, en los clubes: los encorbatados de las federaciones no dejan de ser elementos parasitarios ajenos al juego y con una labor estrictamente burocrática. El modelo de gestión que representan, con el Comité Olímpico Internacional como paradigma, pertenece a otra época, y se caracteriza por la toma de decisiones despótica, sin criterios profesionales, y una extremada tendencia a la corrupción. Es necesario pasar del modelo “Federación” (Burocracia) al Modelo “Clubes”, enfocando los esfuerzos a una toma de decisiones colegiada y a garantizar la limpieza del juego con todos los medios al alcance. Esto incluye el uso de tecnología, controles antidopaje modernos y un cambio radical en el criterio arbitral, favoreciendo un mayor ritmo y tiempo efectivo de juego, reduciendo las interrupciones al mínimo, con la Liga inglesa como referencia (esto incluye pitar sólo las faltas más flagrantes y castigar con absoluta dureza la simulación).

Por supuesto, UEFA y FIFA se moverían para abortar esta iniciativa, pero reitero que el poder está en los clubes, y la libertad de asociación es inalienable, por lo que obstaculizándola las federaciones podrían estar violando varias leyes. El resultado final no tendría por qué ser necesariamente la ruptura, pero si los actuales organismos no se adaptan a los tiempos y necesidades actuales acabaría siendo la única solución aceptable. Todo esto en principio sólo afectaría a la competición europea, y no está relacionado con las Ligas nacionales, pero es un modelo que también podría aplicarse a las mismas, con objetivos análogos. Ahora está en manos de Florentino y demás directivos europeos agraviados seguir arrastrando la inaceptable situación actual o tomar la iniciativa e ir hacia un fútbol europeo limpio y profesonalizado. El conformismo no puede ser una opción.

Pero los aficionados al futbol tenemos en nuestras manos muchas acciones que debemos hacer en pro de la limpieza del futbol:

* Dejar de colaborar con UNICEF. Yo ya lo he hecho. Hay muchas ONGs a las que podemos hacer llegar nuestros donativos y/o nuestro tiempo. Si UNICEF fomenta, apoya y dirige tal corrupcion dentro del mundo del futbol ¿Que no será capaz de hacer con los niños a los que supuestamente "ayuda"? (1)

* Dejar de hacer quinielas, comprar partidos a los operadores de TV y consumir en cualquier cafeteria/bar en horas de partido.

* No acudir a los estadios ni renovar abonos para la proxima temporada.

* No consumir espacios deportivos de Radio, TV, periodicos, etc etc


(1)

En el 2001 la Autoridad de Combate a los Delitos Económicos de Suecia denunció que un noruego encargado en ese país de las compras en UNICEF cometió delitos de corrupción, falsificación de documentos y estafa con dinero de donativos. La acusación también contó con colaboración de fiscalías de Noruega y Dinamarca, imputándose también a cinco ciudadanos suecos. El responsable de compras recibió sobornos y violó procedimientos para favorecerse por sumas millonarias.

Otras críticas señalan que al evaluar abrir una oficina ante la apertura de Europa del Este en vez de instalarla en Moscú, Varsovia u otra ciudad de la zona la instalaron en Ginebra, Suiza.

También que en 1991 UNICEF huyó temporariamente de Somalia ante una de sus recurrentes crisis, y que al regresar alquilaron los 3 mejores edificios del país como oficinas llegando a pagar hasta U$S 5.000 por mes.

Y el 2007 tampoco fue un año tranquilo. Primero se denunció en Vietnam la muerte de 5 niños vacunados contra la hepatitis B con vacunas donadas por UNICEF.

Luego a fin de año la fiscalía de Colonia inició un sumario contra el gerente de UNICEF Alemania Dietrich Garlichs por sospecha de fraude en la gestión de donativos y malversación de fondos. También se investiga si cobró honorarios para jubilarse por E$ 300.000. El escándalo destapó ya en 2008 que un 17 % del presupuesto real se gasta administrativamente, y el ocultamiento de irregularidades detectadas por el estudio de auditorías KPMG denunciando infracciones a reglas de concesión, desarrollo y control de transacciones derivó en la renuncia de la directora en Alemania Heidi Simonis.

Demasiadas denuncias bien pueden transformar un Sol en un Eclipse para los chicos...