martes, 12 de abril de 2011

¿Fumar es de derechas?



Igual que cuando se prohibieron las corridas de toros en Cataluña, con la aplicación de la nueva Ley anti tabaco se ha provocado la furia de todos los medios de la caverna y la insumisión de los elementos más raciales y atávicos de este país.

Cuando el parlamento catalán prohibió la celebración de corridas de toros en su ámbito territorial, automáticamente se volcaron las iras de la prensa cavernaria, el recurso al constitucional del PP y la advertencia de que se rompería España si los matarifes vestidos de colores no podían seguir haciendo su carnicería libremente.

Ahora, con la ley anti tabaco, que puede ser exagerada, y que no acaba con el problema prohibiendo la venta de una sustancia nociva, se abre de nuevo la boca del infierno cavernario para advertirnos a todos de los muchos daños para la economía e incluso para la cohesión nacional que esta nueva ingerencia del estado socialista pretende ejercer contra el pueblo soberano.

Parece ser que fumar es de derechas, una parte indisoluble de los valores patrios, y la libertad de ahumar a los no fumadores que están en el entorno de los insolidarios fumadores es la esencia de las libertades que deben iluminar a una nación como la española, incapaz de movilizarse por nada, pero que puede sentirse en la obligación moral, y casi espiritual, de mostrarse insumisa ante una ley democrática, para salvar la esencia (nicotínica) de la España liberal y tabernaria.

Cualquier motivo es una causa para enarbolar las banderas que le harán ganar audiencia a ciertos medios de comunicación, cualquier asunto demagógico que toque los sentimientos atávicos de sus seguidores les servirá para facturar más, vendiendo más periódicos o facturando más publicidad en sus debates llenos de oído e intransigencia.

Pero la ley anti tabaco está ahí, y aunque le pidan a Rajoy que la elimine cuando gobierne, no será tan fácil, afortunadamente para los no fumadores en general, pero especialmente para la salud de los trabajadores de hostelería.

Además ¿la llegada de Rajoy al poder será con el único fin de acabar con los derechos consolidados de los españoles?


No hay comentarios: