lunes, 20 de junio de 2011

¿Estamos seguros consumiendo panga?

Ya adelanto que, hoy por hoy, esta pregunta es irresoluble, pero voy a tratar de aportar toda la información posible. ¿Es realmente tóxico el panga o el unico problema es que su bajo precio genera competencia desleal en los mercados nacionales y afecta negativamente a los pequeños productores, los trabajadores y toda la cadena productiva?

El panga (“pangasius hypopthalmus”), es uno de los pescados más consumidos en los hogares españoles, lo encontramos en las pescaderías, “frescos” o congelados, en filetes sin piel ni espinas, siendo muy atractivo para su consumo.

El panga es cultivado en granjas acuícolas a lo largo del río Mekong entre Vietnam y en China. Es tal el éxito que ha tenido este pescado en Europa (España es el segundo importador mundial desde Vietnam después de Rusia), que las importaciones han aumentado a un ritmo del 60% anual desde 2004. Por el contrario, en los Estados Unidos, han prohibido su importación, debido a la presencia de sustancias contaminantes y la sospecha que podría contener antibióticos.

Pero si para Europa es tan bueno, ¿porqué su consumo últimamente está tan cuestionado?

Fue el pasado mes de junio cuando el Eurodiputado Daniel Varela Suanzes-Carpegna, solicitó a la Comisión de Pesca en la Unión Europea que se pronunciase acerca de los controles que han sido o están siendo llevados a cabo por la UE sobre las importaciones de filetes de panga de Asia, y qué resultados se han obtenido de ellos; si se ha detectado la presencia de sustancias prohibidas o contaminantes en las importaciones y, en caso afirmativo, si pueden especificarse los productos en cuestión y sus países de origen.

Varela también preguntó cuáles eran las razones por las que Estados Unidos rechazaba las importaciones de este producto mientras que la UE, con similares estándares sanitarios, admite su entrada hasta el punto que las importaciones de panga “se han colocado en el centro del debate político sobre la crisis del sector pesquero comunitario, que ha ido paralela al aumento de las importaciones de productos pesqueros a muy bajo precio procedentes de terceros países”.

La comisaria de Sanidad, la chipriota Androulla Vassiliou, respondió al eurodiputado en cuestión que su departamento puede prohibir las importaciones de panga procedentes de Vietnam y China si se detectan problemas sanitarios con este producto, cuyo control se efectúa tanto por funcionarios comunitarios como por parte de las autoridades competentes de puestos fronterizos cada país.

Una semana mas tarde, en el mes de julio, ante las repetidas denuncias de la Cooperativa de Armadores de Vigo y otras asociaciones del sector pesquero gallego, el periódico “El Correo Gallego” decidió enviar a Anfaco-Cecopesca, laboratorio de referencia de Galicia, muestras de este pescado para su análisis, adquiridas en diferentes supermercados de Vigo.

El resultado fue, como poco desconcertante, en 6 de las 8 muestras de panga se encontraron presencia de listeria monocytogenes, bacilo causante de la listeriosis, así como, en una de ellas, además, restos de la bacteria portadora del cólera (Vibrio cholerae).

Aparte, unos reportajes emitidos por la televisión francesa y otros que circulan en Internet (en varios idiomas), junto con otras informaciones reunidas, han llevado al Centro Superior de Investigaciones Científicas a señalar oficialmente que “se cree muy conveniente realizar análisis de posibles contaminantes de manera aleatoria en las partidas que se importan de panga y, por supuesto, de manera obligada en los casos de alerta sanitaria”.

La que también denuncia el consumo “masivo” de panga es la Asociación Empresarial de Productores de Cultivos Marinos de España (APROMAR), afirmando que “vemos con preocupación la creciente comercialización de Panga en el mercado español, muchas veces bajo fraude a los consumidores en la identificación de la especie, especialmente a través del canal HORECA, donde se ofrece como solla, platija o lenguadina”.

El año pasado el consejero económico y comercial de la Embajada Española en Vietnam, Isaac Martín, consideraba que los valores de producción de esta especie seguirán creciendo de una forma moderada en los próximos años pero que tendrán que hacer frente a problemas como “el uso de sustancias prohibidas en las granjas”, que puede obligar a los países importadores a cerrar las fronteras a este producto, o cuestiones medioambientales derivadas de los efectos del desarrollo de una acuicultura intensiva que en el futuro puede limitar su producción.

El caso es que contaminado o no, el panga sufre, además, carencias nutricionales. Javier Ojeda, gerente de APROMAR sostiene que este tipo de pescado “no contiene en cantidades significativas de aceites Omega 3 ni de otros nutrientes esenciales que sí están presentes en los pescados tradicionalmente comercializados en España, tanto de acuicultura como de captura”.

No es cuestion de alarmarse, pero me sorprende que este tipo de pescado que se sirve en los comedores de colegios, hospitales, residencias de ancianos y, como ya os hemos dicho, en nuestras propias casas, despierte tantas dudas y no sea sometido a una inspección seria.

Al final como es “agradable” al paladar (no por su sabor, que no tiene), sí no más bien por su falta de espinas y piel y su “comodidad” para su cocinado y consumo, se esta convirtiendo en la estrella de las pescaderias. Mejor que sigamos con lo conocido……..

Infraestructura y Servicios Educativos de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía, ha enviado recientemente a los colegios con comedor de Andalucía una carta bastante contundente sobre su opinión respecto a que los niños coman este producto, considerado tóxico e insano por numerosas organizaciones de consumidores de España o Francia. Pero se dice mucho de este pescado: que su bajo precio se debe al mal tratamiento y la oportunidad de hacer una fortuna; que genera competencia desleal en los mercados nacionales y afecta negativamente a los pequeños productores, los trabajadores y toda la cadena productiva. Es lo que denunciaba la Asociación Empresarial de Productores de Cultivos Marinos APROMAR en 2008. Pero: ¿qué hay de cierto en esto?

En dicha carta de la Junda de Andalucía, sellada por SANCYD (Sociedad Andaluza de Nutrición Clínica y Dietética) podía leerse: "Las informaciones sucesivas referentes a la inocuidad del panga, procedenes del Ministerio de Sanidad, la Agencia Española AESAN (marzo 2010) y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) no justifican su exclusión del menú escolar".

"El panga (pangasius hypophthalmus) es un pescado blanco, de aspecto y valor nutricional similar a otros pescados como merluza, bacalao, mero, fletan, tilapia o perca. Tiene un buen comportamiento en el proceso de fritura, se presenta fileteado, sin espinas, de consistencia media, textura de grano fino, sabor suave y precio competitivo, factores que han determinado el aumento importante de su consumo en nuestro país y otros países de la comunidad europea en los últimos años".

"La contaminación de las aguas donde se produce con productos agroquímicos ha determinado la aparición de multitud de noticias, sobre su posible nocividad para la salud, por contener trazas de agentes de este tipo. Sin embargo, los niveles detectados en nuestro país no constituyen un riesgo para la salud, según los criterios de seguridad del Reglamento Europeo (Ministerio de Sanidad 2009)".

"Cualquier producto que tiene autorización comunitaria y que llega al mercado, ha pasado todos los controles higiénico-sanitarios y no existe peligro de su consumo. Cuando en un producto español, europeo o de terceros países se detecta una desviación en los límites microbiológicos, físico-químicos o de plaguicidas, se produce una alerta sanitaria que consiste en la localización de todos los lotes del producto en cuestión, su inmovilización y su destrucción (en caso necesario)".

"En otros tipos de pescado como, tiburón, pez espada, caballa y atún, también se ha detectado la presencia de contaminantes, sin que esto sea motivo de exclusión de la dieta incluso para grupos de población vulnerables como los niños."

La BBC en 2009 desmintió las inseguridades sobre el panga.

Fish Information Services informaba el pasado 23 de septiembre que Tesco, la importante cadena multinacional de locales de venta al por menor de Reino Unido, venderá panga capturado de manera humanitaria.

ONG´s como Greenpeace o el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) han tardado en pronunciarse. El pasado 16 de diciembre, WWF reconoció que colocó el 9 de diciembre injustamente el panga (bagre vietnamita o tra) en la lista roja de especies que deben evitar los consumidores y se comprometió a retirarlo inmediatamente.

Páginas que incluyen información alimenticia más o menos especializada como Consumer Eroski dejaron de informar con asiduidad sobre el panga a partir de 2009. En Francia e Inglaterra fue donde primero comenzó a venderse masivamente este pescado, y donde antes se difundieron datos como los que siguen a continuación:

* "Los pangas están infectados con elevados niveles de venenos y bacterias (arsénico de los residuos industriales , tóxicos y peligrosos subproductos del creciente sector industrial, metales contaminantes, fenoles policlorados (PCB) o DDT y sus (DDTs), clorato, compuestos relacionados (CHLs), hexaclorociloxano, isomeros (HCHs) y hexaclorobenceno (HCB) el río Mekong es uno de los ríos con mayor contaminación del planeta. No hay nada natural en los pangas. Son alimentados con peces muertos, restos y huesos y con una harina de América del sur, la mandioca y residuos de soja y grano".

* "Obviamente, este tipo de alimentación no saludable, no tiene nada que ver con la alimentación en un ambiente natural. Es lo más parecido a la alimentación de las vacas locas (vacas que fueron alimentadas con vacas, se acuerdan?) la alimentación de los pangas está completamente fuera de toda reglamentación, el panga crece 4 veces más rápido que la naturaleza".

* "Además los pangas son inyectados con PEE, algunos cientificos descubrieron que si se inyectase a las hembras panga con las hormonas femeninas derivados del deshidratado de orina de mujeres embarazadas, la hembra panga produciría sus huevas muy rápidamente y en gran cantidad, lo que no ocurriría en ambiente natural (una panga pasa así a producir 500.000 huevas de una vez)".

* "Básicamente son peces con hormonas inyectables (producidas por una empresa farmacéutica china) para acelerar el proceso de crecimiento y reproducción".

* "Al comprar pangas estamos colaborando con empresas gigantes sin escrúpulos y especuladoras que no se preocupan de la salud y el bien estar de los seres humanos. Este comercio está siendo aceptado por grandes superficies que venden al público en general, sabiendo que están vendiendo productos contaminados".

Por ello, organizaciones de consumidores de diversos países como España, comenzaron a protestar. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recomiendó no consumir panga y perca puesto que se han encontrado dichos restos de pesticidas en el panga y trazas de mercurio en los filetes de ambos pescados.

También se pronunció en mayo de 2010 la Federación Andaluza de Consumidores y Amas de Casa Al-Andalus: "Se recomienda no tomar Panga y Perca más de una vez por semana"

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (AFSA) detalló cuestiones sobre el panga, pero no a través de la común nota de prensa, sino publicando una nota personal de Amadeus Ros, patrón de pesca que dice "Todo este pescado (se refiere a diversos pescados importados), no siempre se sabe con seguridad si ha cumplido todas las exigencias que sí debe cumplir el pescado de España". Esto resultó y resulta a día de hoy aún más confuso para el investigador.

El 16 de noviembre ETB.com anunció que un centenar de colegios de Vizcaya han recibido una carta por parte del Cathering de sus comedores informando de la retirada del panga de los menús. A pesar de que Sanidad les informó de que no existían riesgos, un informe de la Organización de Consumidores encendió la alarma en marzo. Según informa Diario Vasco, la queja llegó incluso al parlamento vasco. Otras empresas se limitaron a reducir el panga en los menús.

Poco después, el portavoz del Partido Verde Canario Rafael Rodríguez pidió a la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias la retirada "inmediata" del panga, asegurando que lleva años denunciando la utilización de este pescado en los comedores de colegios y guarderías de Canarias.

En Brasil, este verano, el presidente del Consejo Nacional de Pesca y Acuicultura (Conepe), Fernando Ferreira, solicitó la detención de las importaciones de panga a su país. Sostenía que existían indicios de que los productos vendidos en Brasil contienen un antibiótico que aumenta la retención de agua en la carne de los peces, los informes Agencia Brasil.

Pero la duda sigue en el aire: ¿Es el panga un pescado perjudicial? ¿Están manipulados los numerosos informes que se han publicado en diversos países? ¿Están informando adecuadamente los medios de comunicación? ¿Se debe su precio tan bajo al tratamiento que ha recibido? ¿O es una política de enriquecimiento sin perjuicios en la salud? ¿Por qué no existen piscifactorias del panga en el resto del mundo?

3) TOXICIDAD: ¿En qué quedamos?

Algunas investigacione han encontrado productos químicos, pesticidas, tóximos o dosis elevadas de mercurio.

a) Anfaco-Cecopesca, laboratorio de referencia de Galicia, reveló la presencia de la bacteria "Listeria monocytogenes", causante de la listeriosis.

b) La Organización de Consumidores y Usuarios decía: "En 4 muestras de panga de las 23 analizadas, encontramos un herbicida, la trifluoralina, que ha sido prohibida en Europa.

d) Javier Ojeda, gerente de Apromar, critica que este tipo de pescado "no contiene cantidades significativas de aceites Omega 3 ni otros nutrientes esenciales".

e) Los controles sanitarios de la UE garantizan las importaciones de filetes de panga procedentes de Asia, pero reconocen la existencia de cinco alertas relacionadas con la presencia de residuos de medicamentos veterinarios en este pescado.

f) La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), o la Secretaría General de Salud Pública y Participación de la Consejería de Salud, afirmaban que el panga no supera el límite de 0,5 mg/Kg. de peso de metil-mercurio, pero sí llegaban a la mitad de esta cifra, lo que permite pensar que con una frecuencia de ingesta semanal alta de estos pescados, pudieran ingerirse niveles elevados de este contaminante y poner en peligro la salud, sobre todo la de las poblaciones de grupos vulnerables (niños y mujeres embarazadas), debido a su efecto acumulativo".

La conclusión podía ser, efectivamente, comerlo con poca asiduidad pero, ¿es todo cierto? ¿Por qué los estudios detectan tipos de toxicidad de distinta naturaleza¿ (Bacterias, mercurio, pesticidas, herbicidas...)

Una cosa es segura: en cualquier caso, con el panga "usted obtiene lo que paga". Aunque con el paso atras de WWF, parece que las dudas o rumores irán despejándose poco a poco en favor de su comercialización, ahora, parece, "sustentable".

Enlaces de interés:

1) http://www.bbc.co.uk/blogs/watchdog...

2) http://www.ocu.org/alimentos-y-bebi...]

3) http://www.fed-alandalus.es/index.p...

4) http://www.eitb.com/videos/noticias...

5) http://www.diariovasco.com/v/201010...

6) http://www.fis.com/fis/worldnews/wo...

- El milagro de los peces (Reportaje de TVE)

- http://www.dailymotion.com/video/xo...

- http://es.wikipedia.org/wiki/Pangas...

JOSE PEDRO MONFERRER MONFORT

1 comentario:

Anónimo dijo...

¿Panga? ¡Qué lo coma Buenafuente......!