lunes, 4 de julio de 2011

El CD Castellón baja a 3ª División


CASTELLNOU 2005 S.L. culmina su gestión con un descenso administrativo por impagos - La comisión mixta de la AFE y RFEF desestima la vía del preconcurso - El consejo anuncia un recurso y Blasco abre a última hora la vía Maganto

El CD Castellón está en Tercera. El porvenir del club de La Plana se desmorona por un precipicio de difícil freno.

CASTELLNOU 2005 S.L. decidió ayer recurrir el dictamen de la Comisión Mixta AFE-RFEF que certificó el descenso administrativo por impagos. Nadie pagó lo que se debía. Nadie se ofreció a ello.

Descartada la primera vía, se iluminó durante horas la esperanza gracias a la veloz gestión administrativa del Juzgado de lo Mercantil de Castelló, que aceleró el proceso preconcursal. La providencia del juez llegó a tiempo. Mediada la tarde, sin embargo, se cumplieron los peores pronósticos. No hubo piedad para el CD Castellón. Y no hay quien se atreva a garantizar su futuro. Está en Tercera.

A su vez, el entorno de Blasco filtró a última hora la venta por dos millones al grupo Maganto que, a través de su interlocutor Isidro Flausino, confirma la negociación y estar «cerca de un acuerdo». Los políticos, en cambio, sobre la medianoche, niegan tener constancia alguna.

El de Maganto fue el último giro de una jornada intensa en emociones y acontecimientos. De buena mañana, periodistas y aficionados hicieron guardia a las puertas del estadio Castalia, a la espera de noticias. El ir y venir de llamadas y notificaciones fue continuo. La insoportable humedad acentuaba la sensación de angustia. El Castellón se escurría por una rendija.

De la constatación, a medida que se acercaba el plazo del mediodía, de la inexistencia de un pago salvador de última hora, se pasó a la incertidumbre respecto a la ansiada tramitación por parte del juez de la ley preconcursal, la baza postrera que debería evitar el descenso. El juez Carlos José Nuñez López firmó la providencia. Con ella, aseguraban los interesados, acogiéndose al polémico artículo 5.3 de la Ley Concursal, el club ganaba cuatro meses de moratoria para negociar con sus acreedores. Pero, por contra, el paso de las horas frenó la contenida euforia inicial. Los malos presagios sacudieron Castelló cuando la Comisión negó la salvación y trastabilló el plan genuino que lidera Miguel Pastor.

Así, CASTELLNOU 2005 S.L. coronó su pulso con las instituciones, llevándolo al extremo definitivo, soportando con cuajo la presión que gestó la afición durante meses. Cabe recordar el trayecto de Blasco, Osuna y compañía por Castalia. También su llegada, cuando, meses antes del ascenso de 2005, y pese al interés de otros grupos compradores de la provincia, el ex presidente Antonio Bonet decidió venderles el club.

La paulatina mejora deportiva del Castellón viró al truncarse el proyecto del nuevo estadio. CASTELLNOU 2005 S.L. cerró el grifo y comenzó el imparable declive. Blasco ganó margen y consolidó argumentos tras el descenso a Segunda B, en 2010, cuando prolongó la venia política a cambio de apartar a Osuna del escaparate.

Al tiempo, para rematar, se fulminó gran parte del arraigo social. A partir de esa maniobra, el consistorio fue a remolque, incapaz de propiciar la marcha de CASTELLNOU 2005 S.L., que insistió hasta la última curva en pedir un precio desmesurado por el rescate de un club sin apenas valor real.

El embrollo, en definitiva, ha desembocado en el desplome de un club histórico, atravesado por una estaca mortal. Se consintieron en su día las causas, se lloran ahora las consecuencias. Junto al herido, la afición clama con rabia e impotencia, intentando comprender el porqué, aguardando un milagro inverosímil.

--*--

CASTELLNOU 2005 S.L debe acabar en los Tribunales

Unos individuos que se esconden tas el pseudónimo de Castellnou 2005 S.L. y que tienen nombres y apellidos, José Manuel García Osuna, Antonio Blasco, José Laparra, Álvaro Rodríguez, Federico Maldonado, Vicente García, Domingo Novoa y Sergi González.

Esos son los irresponsables que han enterrado al Castellón en Tercera División y, aún así, siguen jugando con los sentimientos de una ciudad y una provincia que están tristes, indignados, apenados y en estado depresivo.

Los equipos españoles deben saber quién es el que se dedica al mercadeo de futbolistas, Osuna, o el brillante gestor Blasco.

Empezando por los principales patrocinadores del C.D. Castellón: Ayuntamiento, Diputación, Aeropuerto y Generalitat, junto a Federación de Peñas y Sentimiento Albinegro deben promover una asamblea a la que accedan tod@s los aficionad@s albinegr@s que lo deseen.

El objetivo es claro. Los (i) responsables que han provocado el descenso del C.D. Castellón deben responder a la aniquilación de la entidad.

La unión es necesaria para que estos nefatos dirigentes se sienten ante un juez por su pésima gestión.

Motivos hay y varios: Las subvenciones dadas para pagar a jugadores y trabajadores no se ha utilizado para ello; deben tener una responsabilidad civil por el descenso de una empresa que mueve a miles de personas; el nombre de la ciudad ha quedado mancillado y conociendo que la medida que utilizaban de presión a la Asociación de Futbolistas y a la Federación no servía para evitar el descenso como fue la petición de acogerse al pre concurso de acreedores.

No hay comentarios: