martes, 5 de julio de 2011

¿JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD?

Del 16 al 21 de Agosto de este año, se va a celebrar en Madrid la Jornada Mundial de la Juventud organizada por la Iglesia Católica, y anteponiendo el derecho de cualquiera a celebrar lo que le dé la gana y en donde le dé la gana, siempre que no moleste a quienes no lo celebran, se me ocurren las siguientes consideraciones:

¿Por qué la llaman "de la Juventud" a secas, cuando no incluye a quienes siendo jóvenes profesan otras religiones o ninguna?

¿Por qué en España y en Madrid? ¿Quizás porque el gobierno, los gobiernos (central, autonómico y local) han sido más generosos en concesiones de infraestructuras y dotaciones económicas (directas e indirectas) que en otros países y ciudades?

¿Por qué se pone a disposición de una organización privada (la Iglesia Católica) el patrimonio público de los españoles (colegios, auditorios, polideportivos, Monasterio de El Escorial, Aeródromo de 4 vientos y Recinto ferial del IFEMA) y la atención de su personal público, sin contraprestaciones económicas por su uso ilimitado?

¿Por qué se le da a los patrocinadores de este evento privado y confesional (http://www.madrid11.com/es/patrocinadores) beneficios fiscales a cuenta de los presupuestos que son de todos los ciudadanos, sin importar su credo u opinión?

¿Por qué un presunto gobierno socialista, progresista y laicista permite este aprovechamiento de un Estado constitucionalmente aconfesional por un sector de la población?

¿Cuánto nos va a costar esta presunta demostración de fuerza del imperio Vaticano a cada español, especialmente a cada español no católico? ¿Por qué no corren en exclusiva con los gastos de su fiesta la Iglesia Católica y sus fieles, sin meter a los demás en el cesto?

¿Protestarán por el caos circulatorio y las molestias causadas en Cibeles, los mismos que se quejaban tanto de las molestias en la Puerta del Sol, Neptuno o Chueca? ¿Podrirán que se haga cargo la organización de los daños a jardines y mobiliario urbano, o la limpieza como le exigían a los indignados?

Y me pregunto, con el maravilloso e inútil aeropuerto que el PP ha construido en Castellón ¿por qué no han organizado allí esta fiesta, incluyendo unas carpas para alojamiento y actividades? A fin de cuentas, lo de menos es la comodidad, lo importante es la experiencia mística ¿no?

¿Cuándo dejarán los gobiernos españoles de ser los muñidores de los designios del Vaticano?