jueves, 1 de septiembre de 2011

Reforma constitucional sí, pero con referéndum

Inicialmente, acojo la noticia con moderado entusiasmo. Apruebo la medida propuesta tras el pacto entre Zapatero y Rajoy para fijar un techo al gasto público, pero condicionada a que se someta a un referéndum.

La polémica suscitada en torno a la propuesta de reforma ‘exprés’ del artículo 135 de la Constitución para limitar el gasto público y reducir el déficit ha sido acogida con opiniones favorables que sintonizan con el espíritu de la medida pactada por el Gobierno de Zapatero y el Partido Popular, pero con algunos matices de importancia. Y es que la necesidad de llevar a cabo la reforma con urgencia nos plantea serias dudas a los ciudadanos, cuya opinión más generalizada es la de considerar necesario someter a referéndum la medida, haciendo especial énfasis en que no es de recibo una reforma 'exprés' en cuatro días y sin consenso. Así, se pueden vislumbrar tres grandes cuestiones que centran el debate:

Referéndum

Una amplia mayoría de ciudadanos señalamos la necesidad que este tipo de medidas sean sometidas a un juicio público. Zapatero y Rajoy quieran cambiar un apartado de la Constitución sin necesidad de un referéndum. ¿Acaso tienen miedo a lo que pueda decidir el pueblo?. La Constitución es la Carta Magna de un Estado y para poder modificarla es necesario un Referéndum y obtener la mayoría necesaria. De querer hacer algún pacto deberían de consensuarlo todos los partidos políticos. Diputados y senadores se deberían negar a votar esa propuesta de reforma y deberían pedir un referéndum primero.

Autogobierno

Debemos rechazar cualquier reforma de la Constitución que "atente" contra el autogobierno de las autonomías. Por ejemplo, el Conseller de Economía del Govern de Catalunya Mas-Colell, afirmó que debería ser el Parlament quien fijara el techo del gasto para reducir el déficit en Catalunya. En este sentido, deberíamos mostrarnos contrarios a una reforma que merme la autonomía fiscal de las comunidades autónomas. A falta de conocer la letra pequeña de la propuesta, apoyaré la reforma siempre que se respete la autonomía financiera de las comunidades. Limitar el techo de déficit de una región, incluida en el marco de una reforma más general, supondría liquidar su autogobierno ya que, sin autonomía financiera, no hay autogobierno.


Estatut, ley de sucesión, ley de partidos...

Una tercera vertiente del debate hace hincapié en la idea de que se plantee la reforma de la Constitución con tanta celeridad cuando hay otras cuestiones que necesitan de revisión en la Carta Magna. ¿no era tan sagrada la Constitución, que no se podía tocar ni una coma? Me acuerdo del trámite del Estatut... En fin. Aquí falta memoria … si uno recuerda lo que decían estos mismos hace cuatro años en relación a cambiar la constitución …

En cualquier caso, antes habría que hacer otros cambios, por ejemplo: cambiar la Ley Electoral para hacerla más proporcional y directa, eliminar el Senado, reducir a la mitad ó menos el número de diputados, concejales, etc, y abordar otros temas como la Monarquía (Ley de sucesión al trono).

No hay comentarios: