jueves, 6 de octubre de 2011

GRACIAS LLAMAZARES

FELICIDADES LLAMAZARES

Dice la teoría democrática que los Diputados son los representantes de la soberanía popular (del pueblo, no del partido) y por tanto a sus electores deben rendir cuentas, y no al aparato de los partidos que les nominan, ni mucho menos a intereses espúreos ajenos a la voluntad popular.

Hace pocos días, en el Congreso de los Diputados del Reino de España, se ha consagrado al dios de los mercados la felonía política más grave desde que existe la democracia parlamentaria actual, asesinando con premeditación y alevosía a una Constitución que el pueblo español se dio a si mismo en referéndum.

Los culpables de este acto traidor y vergonzoso tienen nombres y apellidos que todos conocemos, y sabemos bien quienes han sido los actores intelectuales y quienes los colaboradores necesarios.

Sus pesebreras señorías han perpetrado la ominosa acción de vender la soberanía española a los caprichos del duo Merkel/Sarkozy para su beneficio y de los todopoderosos "mercados".

El gesto de los minoritarios al abandonar el hemiciclo puede ser discutible, aunque sería preferible que se hubieran quedado para votar claramente en contra, porque de esta forma parece que renuncian a presentar batalla.

Y si alguien ha presentado batalla, si alguien se ha ganado el sueldo y con ello el respeto de todos los demócratas, ha sido Gaspar Llamazares, el único diputado de IU, representante de la voz de más de 1.000.000 de electores, que se ha mantenido digno y coherente, pero además ha demostrado la importancia de cualquier representante popular si hace bien su trabajo, por único que sea, por marginado que le quieran tener y por muchas presiones maquiavélicas que se le infrinjan.

Hemos visto la peor cara de este sistema parlamentario, y hemos visto la mejor. Queda claro la importancia de lo que votamos, por pequeño e inútil que nos parezca, porque es importante que quien elegimos para representarnos nos represente realmente y no que utilice nuestro aval para su beneficio o el de quienes le han colocado ahí, despreciando el mandato popular.

Hoy quiero felicitar a Gaspar Llamazares, aunque yo no le haya votado, como demócrata me siento orgulloso de él y deseo que cunda su ejemplo, pero también ... Ojalá el pueblo español despierte y exija definitivamente una verdadera democracia.

No hay comentarios: