jueves, 20 de octubre de 2011

SIN PISTAS SOBRE RUTH Y JOSÉ


La Policía Nacional ha concluido el rastreo de la finca ubicada en el polígono de "Las Quemadillas", propiedad de los abuelos paternos de los dos hermanos de 2 y 6 años desaparecidos el pasado 8 de octubre en un parque de Córdoba, con la presencia del padre de los menores, José Bretón, en calidad de detenido.

Según los primeros datos, en esta nueva inspección de la finca no se han encontrado nuevas pistas.

Por lo tanto, difícilmente, el padre de los niños podría ser imputado por los delitos de homicidio o asesinato.

La finca de los abuelos paternos ha sido peinada con perros, donde agentes de la Policía Científica ya registraron hace ocho días para buscar algún indicio del paradero de los niños. Los registros se han centrado en una zona de naranjos, dentro de la finca, que ha sido acotada por la Policía Nacional.

Además, la zona ha quedado acordonada por los agentes policiales y varias patrullas han acudido periódicamente hasta la puerta del inmueble, donde siguen apostados cerca de una decena de policías. En la operación están participando agentes del Cuerpo Nacional de Policía, que se han desplazado a la zona con varios perros, y miembros de la Policía Científica.

La detención de Bretón se ha producido alrededor de las siete de la mañana en el piso de los abuelos paternos de los menores, en el barrio cordobés de La Viñuela.

El padre de los menores también podría haber incurrido en un delito de denuncia falsa, ya que la Policía ha encontrado numerosas contradicciones en el relato de los hechos.

Según la versión ofrecida por el padre de los dos niños, al que en el momento de la detención le han sido leídos sus derechos, los menores desaparecieron en el parque Cruz Conde de la capital cordobesa sobre las 18:30 horas del sábado día 8, cuando les perdió de vista un momento. Según fuentes judiciales, el caso ha pasado al juzgado de instrucción número 4 de Córdoba, mientras que el detenido pasará a disposición judicial mañana, miércoles, o el jueves.

¿Estarán los niños muertos? ¿Vivos? Ojala estén vivos, pero, si realmente, los ha matado el padre, estamos ante un monstruo… Pero un monstruo creado por la sociedad española actual… no lo olvidemos … Hay que estar al límite, muy al límite para llegar a hacer algo como eso …

¿Con que pruebas ha sido el padre detenido? ¿O es que en la sociedad actual solo por el hecho de ser un hombre (padre y/o cónyuge) ya se es culpable de antemano?


No hay comentarios: