jueves, 6 de octubre de 2011

VOTAR O NO VOTAR ...


Claro que estamos hartos de los partidos políticos tradicionales.

Claro que nos asquea la política tal y como la tienen montada entre los grandes partidos estatales y sus socios (o no, según convenga) periféricos.

Claro que nos repele un sistema que se debe más a los intereses de "los mercados" que a las necesidades de l@s ciudadan@s.

Claro que sentimos que unas elecciones generales con "todo el pescado vendido" son una farsa para justificar el sistema obsoleto e inoperante que sufrimos.

Pero precisamente por eso no podemos resignarnos a dar la espalda a la lucha política, a la acción ciudadana y al ejercicio de nuestro derecho quedándonos en casa el día de las elecciones, o votando en blanco o nulo como pretendida expresión de nuestra protesta (que por otro lado les trae absolutamente sin cuidado).

Claro que no es lo mismo votar a unos o a otros.

Claro que existen alternativas.

Claro que si avalamos a las formaciones pretendidamente minoritarias, aún existirán más alternativas.

El voto útil, dicho así, en genérico, no existe.

El voto útil es aquel que te representa, que lleva a las instituciones lo que tú quieres que se discuta y se apruebe, que pelea hasta el último momento sin entrar en chalaneos ni en reparto de cromos.

Un voto más o menos no importa, dicen.

Un diputado más o menos no importa, dicen.

Pues lo cierto es que un voto, un sólo voto, tu voto, puede cambiar a quién se le asigna un escaño.

Lo cierto es que un sólo diputado quizás no cambie el resultado de una votación (o si, en el caso de que esté ajustada) pero puede vetar una propuesta injusta y maliciosa.

Por eso es importante que avales a un partido minoritario (sólo puedes hacerlo a uno), al que más te guste o creas que debe presentarse, e independientemente de ese aval votes a la candidatura que te dé la gana.

No te quedes en casa, vota, a quien quieras, pero vota.

No en blanco, ni nulo, eso les trae sin cuidado a los de siempre, se parten de risa.

Vota y anima a tu entorno a votar.

Entre tod@s podemos cambiar el destino que el sistema nos quiere imponer.

Y si no, ¿podrás quejarte con algún fundamento de lo que pase después del 20N?

No hay comentarios: