jueves, 3 de noviembre de 2011

¿INSEMINACIÓN MAS ALLÁ DE LOS 40?


RETIRAN LA CUSTODIA DE SU BEBÉ A UNA MUJER QUE SE INSEMINÓ CON 50 AÑOS

Los servicios sociales de la Generalitat de Cataluña retiraron la custodia a una vecina de Barcelona a los siete días de dar a luz por entender que no estaba en condiciones de asegurar la integridad del pequeño, pese a que el centro médico en el que la inseminaron, cuando tenía 50 años, había emitido un informe psicológico favorable para que fuera madre. Es incomprensible y fuera de lugar que un centro médico especializado autorice a una mujer de 50 años a ser madre…

La paciente acudió en octubre de 2008 al centro médico Teknon (Barcelona) para iniciar un tratamiento de recepción de óvulos, con un coste de 8.000 euros, y se sometió al estudio físico y psicológico que legalmente requiere cualquier proceso de este tipo.

Según fuentes del centro, "se siguió rigurosamente el protocolo asistencial normativo para someterse a tratamientos de fertilidad". ¿Y lo pasó? Pues entonces el centro debería ser expedientado.

El estudio físico fue favorable y el informe psicológico, con fecha de 2008, concluyó que "la personalidad de la paciente no muestra características propias de trastorno (...) y no se valora causa que desaconseje la recepción de óvulos", por lo que la mujer siguió el proceso y dio a luz, mediante cesárea, nueve meses después.

"¿Cómo puede ser que me declararan apta para ser madre y luego me quitaran la custodia por considerar que no estaba cuerda y no podía prever los riesgos del niño?", ha lamentado la paciente, con toda la razón del mundo, asegurando que sólo presentaba síntomas propios del posparto.

La mujer se sometió hasta tres veces a una recepción de óvulos --lo que supone un coste de 24.000 euros, aunque el último tratamiento aún está pendiente de pago-- hasta que finalmente consiguió quedar embarazada con 50 años.

Al séptimo día de dar a luz, en diciembre de 2009, y siempre según fuentes del propio centro, los trabajadores del centro alertaron de "un comportamiento por parte de la madre que hace que se activen los protocolos de actuación establecidos por la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (Dgaia)".

Por ello, los servicios sociales retiraron la custodia del bebé a la madre, al entender que "ponía en peligro" la integridad del pequeño, según se recoge en el informe elaborado por la Dgaia tras su intervención.

PROTOCOLO DE ACTUACIÓN

La Conselleria de Salud constituyó el 21 de diciembre de 2009 un grupo de trabajo formado por diversos especialistas en este campo que elaboró el 'Protocolo de estudio y tratamiento de la esterilidad', en el que se recogen las directrices a seguir por todos los centros médicos en los tratamientos de fertilidad.

El documento especifica que se excluirán de la inseminación aquellas mujeres que presenten "problemas de salud mental que produzcan trastornos en la conducta que puedan afectan negativamente el desarrollo del bebé".

Además, el protocolo establece que, al igual que ocurre en los centros médicos públicos del resto de España, se excluyan de tratamiento las pacientes "de edad igual o superior a 40 años", requisito que la mujer afectada no cumplía, si bien el protocolo se publicó tan solo cuatro días antes de que diera a luz.

Tras 22 meses desde que ocurrieron los hechos, el niño sigue separado de su madre, que ha denunciado el caso ante el Juzgado número 45 de Barcelona, a la espera de que le devuelvan la custodia del pequeño, que ha cambiado de familia en más de una ocasión.

El protocolo de actuación ha funcionado correctamente. El error es anterior. Esta mujer nunca debió ser declarada apta para ser inseminada (tiene 50 años). Pero una vez ha dado a luz, es una aberración que le hayan quitado al bebé.