jueves, 15 de diciembre de 2011

ESPIRITUS



Ruidos extraños, la sensación de una presencia cercana que, sin embargo, no podemos ver, la imagen de un cuerpo translúcido… si eso pasa, es posible que un espíritu esté tratando de comunicarse con nosotros. Sepa cómo averiguarlo.

El ser humano ha tratado de establecer contacto con el espíritu de sus muertos desde siempre. Así, por ejemplo, en la Antigua Grecia, se realizaban rituales mágicos para contactarlos.

Los relatos de la Edad Media también refieren a prácticas con las cuales se buscaba lograr un enlace con el Más Allá. Y lo mismo cabe decir de los chamanes de todos los tiempos, ellos aseguran poder visitar el Mundo de los Muertos para rescatar almas o comunicarse con ellas.

Pero, lo cierto es que, recién con el advenimiento del Espiritismo, doctrina creada por el francés Allán Kardec, el mundo de los espíritus dejó de ser un mito religioso o espiritual, accesible únicamente a chamanes y magos, para convertirse en una realidad cercana para la gente común.

Aceptar que existen y que posiblemente estén entre nosotros abre un interrogante: ¿quiénes son y qué buscan? ¿Son buenos o malos? Esta nota le aclarará algunas dudas acerca de ellos.


ESPÍRITUS Y FANTASMAS

Para comprender qué es un espíritu, debemos comenzar por reconocer que somos seres espirituales encarnados en un cuerpo. Mientras que este cuerpo nace, crece y muere; el espíritu permanece siempre inmortal, pues posee el alma o chispa divina que otorga todas las posibilidades de evolucionar. Sin embargo, la evolución de un espíritu puede durar numerosas encarnaciones, y no siempre estar dispuesto a reencarnar. La mayoría de las personas entran, al morir, en un espacio/tiempo indeterminado, donde permanecen hasta su próxima reencarnación, mientras analizan su vida anterior y proyectan su futuro nacimiento.

En ese lugar, hay guías asesores que los ayudan a tomar decisiones sin juzgarlos, ya que cada persona es su propio juez. Sin embargo, a veces sucede que un espíritu prefiere permanecer en la Tierra por diferentes motivos.

Es entonces cuando detectamos su presencia a través de distintas manifestaciones. Como ya no poseen un cuerpo que les permita manipular fácilmente la materia, deben valerse de su energía para producir fenómenos como ruidos, luces, etcétera.

¿Por qué los espíritus se quedan en la tierra?

Existen varios motivos por los cuales un espíritu retorna a la Tierra en lugar de ascender. Los más comunes son:

● Sucesos traumáticos que los angustian tanto, que no hallan el camino. Son las famosas “almas en pena”.

● Conflictos sin resolver. Muchas veces, un “fantasma” desea que alguien de su familia encuentre un testamento o que se solucione un conflicto familiar ocasionado por su culpa, etc.

● Necesidad de ayudar a un ser amado. Es común que una madre, un esposo, etc. prefieran resignar su elevación a otro plano para quedarse como presencia protectora, muy cerca de sus seres queridos.

● Fallecidos en accidentes o ataques. Suelen tardar cierto tiempo en reconocer que están muertos y, por eso, regresan a sus hogares.

● Seres que han atentado contra su vida o la vida ajena y se ven atados a este mundo como parte de su castigo. Son espíritus que están en un nivel muy inferior y suelen ser muy negativos. Lo mismo sucede con las personas que han sido viciosas o abusadoras.

¿CÓMO DETECTAR FANTASMAS EN EL HOGAR?

Desde ya que no en todas las casas existen fantasmas. Sin embargo, es probable que haya espíritus errantes en casas que han sido construidas sobre antiguos cementerios, en aquellas donde hubo una muerte violenta o en las que se hallan cercanas a hospitales y otros lugares donde muere gente sufriendo.

También, puede haber en la casa fantasmas protectores, generalmente, de antepasados que aún desean compartir con ellos momentos, pues no se han podido desapegar de sus afectos o desean ayudar a los suyos.

Algunas de las manifestaciones de estos seres espirituales son:

● Golpes en las paredes o puertas.

● Caída inexplicable de objetos.

● Aparatos eléctricos que se encienden solos.

● Luces que se encienden y apagan.

● Olores agradables o desagradables.

● Calor extremo o frío glacial.

● Sombras que se deslizan fugazmente.

● Pisadas, pasos.

● Figuras humanas translúcidas.

● Objetos que cambian de lugar

● Presencias que pueden percibirse aún sin ser médiums.

Si usted detecta algunas de estas manifestaciones en su casa, puede intentar localizarlas para eliminarlas, haciendo que se retiren del lugar.

FANTASMAS “BUENOS” Y “MALOS”

En el mundo de los espíritus, hay una variada gama de emociones y sentimientos. Recordemos que todos (o casi todos) han sido seres humanos con pasiones, virtudes y defectos.

Algunos permanecen todavía en un nivel muy bajo (la mayoría de los que están pululando por la Tierra), mientras que otros buscan fines nobles y, por eso, permanecen entre nosotros.

En principio, lo fundamental es no tenerles miedo pues, a diferencia de los seres vivos, no pueden hacer daño.

Sin embargo, son capaces de molestar, obsesionar y atemorizar si se lo proponen. Por eso, es fundamental no temerles. Los espíritus malévolos se detectan por sus obras (producen sonidos desagradables), por su halo de frío intenso, por mostrarse como sombras y por angustiar a las personas a las cuales se acercan.

Los espíritus benévolos, en cambio, se hacen sentir como una oleada de calor, se muestran tal cual eran en vida o su presencia se percibe como un impulso de energía positiva.

Los espíritus errantes (ni buenos ni malos) pueden angustiar, ya que su presencia se percibe como una gran pena y llegan a contagiar su depresión a los humanos.

CÓMO CONTACTAR CON LOS ESPÍRITUS AMABLES

Existen varias formas de detectar espíritus en el hogar. Una es utilizar métodos que permitan detectar sus radiaciones electromagnéticas por medio de diversos aparatos (péndulo, varillas, grabadores, cámaras de video, etc).

Otra es acudir a un médium o realizar una sesión de espiritismo casera por medio de la Ouija o del juego de la copa. Pero, estas últimas prácticas no son aconsejables, ya que puede convocarse a espíritus malévolos y no saber cómo desprenderse de ellos.

Una vez detectada determinada presencia amable en una habitación, si quiere contactar con ella, lo mejor será que se quede solo, con la mente en blanco, a la espera de recibir algún mensaje. También puede practicar la escritura automática. Tome papel y lápiz, y deje que su mano, libremente, escriba lo que se le ocurra. Puede que se sorprenda del resultado.

LAS FORMAS DE NEUTRALIZAR ENERGÍAS NEGATIVAS

Cuando se está seguro de que hay una entidad negativa en la casa, es preciso ahuyentarla. Para ello, tome un crucifijo y agua bendita, y realice cruces en todos los rincones de la casa. Empuñe el crucifijo con la mano derecha y rocíe con la izquierda, mientras dice:

“Por la fe de Cristo, por el Divino Orden, regresa a tu nivel y deja mi casa”. Si puede, consiga un gato y déjelo que se eche en donde quiera. El animal confirmará sus sospechas y localizará el lugar donde se halla la presencia.

“Rastreadores” de presencias espirituales

● El péndulo: este instrumento, de gran sensibilidad electromagnética, permite detectar todo aquello que está oculto a los cinco sentidos.

● Las fotografías: por lo general, las presencias fantasmales aparecen como manchas blancas translúcidas.

● Los médiums: son personas dotadas, muy sensibles, que pueden canalizar las energías espirituales y manifestarlas. Prestan su cuerpo para que la entidad se manifieste y hable a través de ellos.

● Los grabadores: muchas veces aparecen grabadas sobre una cinta voces o frases emitidas por los espíritus.

● La tabla Ouija: es una tabla con números y letras que permite entablar un diálogo con seres desencarnados.

-------------------------------

La Leyenda de la Ouija

La palabra Ouija parece venir de una mezcla germano-francesa que nos da el propio término a definir. Oui (sí) y Ja (sí) son dos términos análogos en sus correspondientes idiomas y no es más que una rotunda afirmación, de ahí viene su nombre.

La Ouija es un tablero en el que se encuentran grabados y representados todos los caracteres del alfabeto, los números de 0 a 9 y en un lugar preferente el Si y el No. Este es el tablero básico con el que se suele practicar la Ouija en nuestra sociedad y cultura, obviamente todo está sujeto a modificaciones y otros practicantes añaden frases para acortar el tiempo de formación del mensaje y hacer la sesión más rápida.

Como guía se utiliza una tablilla (planchette) acabada en punta o flecha, una arandela o cualquier otro artefacto que pueda cumplir una función señaladora. La Ouija más popular es aquella que se practica en nuestra propia casa, dibujada sobre un papel y como planchette o tablilla se utiliza un vaso.

Son muchos los que se adentran en éste enigmático mundo de la Ouija careciendo de un mínimo de conocimientos imprescindibles que puede hacer de la sesión de Ouija un auténtico trauma para sus participantes, practicar la Ouija puede llegar a ser muy peligroso si la sesión no es orientada por un experto y conocedor en la materia que calme los ánimos y la excitación de los concurrentes.

Las sesiones de Ouija se practican normalmente en lugares muy tranquilos alrededor de una mesa y con un mínimo de cuatro participantes, lo cual no implica una norma general. Usualmente se elige una habitación tranquila, no obstante, los más osados prefieren practicarla en lugares abandonados, cementerios y otros tétricos lugares que creen ambiente.

Los participantes deben de concurrir a las sesiones de Ouija con un mínimo de seguridad y confianza, no deben acudir con miedo y tomarse la sesión como un pasatiempo más, dejarse dominar por el supuesto contacto puede traer graves consecuencias. El número aconsejable de participantes suele ser de cuatro aunque a las sesiones se puede acudir en calidad de observador para aquellos a los que la práctica de la Ouija no les resulta atractiva o no desean participar.

Preparación para la consulta de la Ouija

Hay quienes intentan purificar el ambiente quemando incienso o plantas aromáticas, otros invocan a los ángeles y santos guardianes, también existen quienes hacen previamente una rueda de poder para cargar la estancia de energía positiva que cubra el lugar de protección contra malas influencias y contactos

El contacto, tras una relajación mental de sus participantes comienza con una pregunta, habitualmente la pregunta es: ¿hay alguien ahí? y si hay respuesta comienzan las preguntas y respuestas entre los participantes y la entidad contactada. La tablilla se moverá indicando letra a letra el contenido final del mensaje. En numerosas ocasiones es cualquiera de los participantes quien de forma voluntaria o involuntaria, consciente o inconscientemente mueve la tablilla y crea o tergiversa el mensaje, en este caso el contacto no es real.

Conviene confeccionar un diario de incidencias de nuestras sesiones de Ouija para recurrir a él en caso de duda o si contactamos con diferentes entidades. Lo ideal y recomendado es tener siempre una persona experta en este tipo de vía de contacto. Lo contrario puede resultar peligroso.


Veracidad de los mensajes recibidos con la Ouija

Algunas personas se refieren a la Ouija como el tablero maldito, otras hablan de fraudes, y se cuentan historias de la Ouija, buenas y malas, casi siempre con el temor como telón de fondo. Existen una gran variedad de historias relativas a la leyenda negra de la Ouija, historias que han sembrado temor y creado miedos psicológicos entre sus participantes, miedos que luego se manifiestan de la forma más insospechada.

Creer en la veracidad de los mensajes recibidos con la Ouija es una cuestión de fe ciega, cierto es que en muchas ocasiones, la entidad contactada parece conocernos bastante bien, también es posible, y sucede en muchos casos, que la entidad contactada sea en realidad uno de los participantes a la sesión. La Ouija no debe tomarse a broma aunque se asista a ella como un juego, siempre es mejor asistir mentalizados de que se trata de un juego, que con una elevada dosis de temor y miedo. En estos casos la propia sugestión hace que la ficción se convierta en dura realidad.

En las sesiones de Ouija se suele contactar con diferentes entidades, unas dicen ser espíritus desencarnados que tratan de comunicar algo a sus familiares, otras dicen ser entidades extraterrestres con claro contenido ecologista-pacificadora y en otras el contactado es una entidad de otra dimensión. No obstante, en numerosas ocasiones el contacto se debe a un fraude, es decir a que el mensaje de la supuesta entidad es en realidad el mensaje de uno de los participantes o que simplemente la sugestión del mismo hace que psicoquinéticamente se mueva la tablilla. Menos interesante es la que justifica el movimiento de la tablilla atribuyéndolos a los ángeles o a los demonios.