lunes, 6 de febrero de 2012

COMPARATIVA SEIS DISTRIBUCIONES LINUX



La evolución de Linux en los últimos años ha sido notable en lo que respecta al usuario medio de PC. Ha pasado de ser el sistema operativo de los expertos a consolidarse como alternativa real a Windows. Tanto es así que varios distribuidores de equipos lo han elegido como el sistema por defecto a instalar en su parque de ordenadores.

Aunque el mayor atractivo que tiene es el hecho de ser gratuito, no hay que fijarse solo en ese aspecto. Nadie escogería Linux si no ofreciera la funcionalidad que hoy en día reclama cualquier usuario medio a su PC.

En este artículo, analizaremos seis de las principales distribuciones de Linux, haciendo especial énfasis en funcionalidades tales como el acceso fácil a Internet y correo electrónico, las posibilidades ofimáticas, los contenidos multimedia, la integración con dispositivos ya adquiridos, como impresoras, cámaras, reproductores de música y, cómo no, el ocio en general.

Existen más de cien «distros» de Linux diferentes; no obstante, casi todas tienen su origen en tres distribuciones principales: Debian, Slackware y Red Hat. Lo que varía de una a otra son los paquetes de software que las acompañan y hacen que sean más adecuadas para determinado tipo de usuarios.

Hay soluciones pensadas para desarrolladores, músicos, ingenieros, educadores o que se centran en ofrecer solo software libre. Sin embargo, en el artículo nos hemos centrado en «distros» genéricas que son válidas para cualquier usuario.

Criterios de la comparativa

En esta comparativa hemos elegido seis de las distribuciones más utilizadas por los usuarios: Ubuntu 11.04, Fedora 14, OpenSUSE 11.4, Debian 6, Mandriva 2010.2 y Slakware 13.1. Todas ellas han sacado versiones recientemente y traen interesantes novedades.

Aunque hemos recalcado que son «distros» genéricas, cada una tiene características que la acercan más a determinado tipo de usuarios. Ubuntu 11 es adecuada para los que empiezan en Linux y quieren una transición fácil. De Fedora 14 destaca su robustez y las mejoras que incorpora para los desarrolladores. OpenSUSE 11.4 es rápido y ofrece un gran rendimiento. Debian 6 se centra en ofrecer software libre. Mandriva 2010.2, al igual que Ubuntu, se centra en su facilidad de uso y destaca por su reconocimiento de hardware. Y, finalmente, Slackware 13.1 se centra en la robustez y el rendimiento, penalizando la facilidad de uso.

A lo largo del artículo, iremos mostrando las bondades y defectos de cada una de estas distribuciones de Linux. Valoraremos treinta criterios diferentes de cada paquete para obtener finalmente una nota. No obstante, te recomendamos que uses la comparativa para tener una idea general de qué distribución es la que mejor se adapta a tus necesidades y, acto seguido, la pruebes. Recuerda que casi todas disponen de opción Live CD por lo que probarlas será sencillo.

Entretanto, los criterios de análisis se agrupan en tres grandes bloques: características generales, donde se evaluará la variedad y calidad del software que trae cada solución, su facilidad a la hora de configurarla y las arquitecturas soportadas e integración con otros sistemas; rendimiento, que medirá la experiencia de uso de la distribución, la sencillez de instalación y su agilidad a la hora de funcionar.

Y, finalmente, entorno, en el que se valorará el comportamiento de cada versión para el hogar, como estación de trabajo y como servidor. Las pruebas se han realizado en un PC de gama media a 2 GHz y con 2 Gby­tes de RAM y tarjeta gráfica ATI Radeon 9600, es un ordenador algo anticuado pero en el que se puede ejecutar, por ejemplo, Windows XP sin problemas.

El viaje desde Windows es muy fácil

Es posible que el único sistema operativo que hayas utilizado sea Windows y que te sientas un poco perdido a la hora de probar alguna de las «distros» de Linux. Es algo de lo más normal. Al arrancar Linux por primera vez, verás que tareas simples como abrir un explorador de archivos, editar un texto o responder un correo se hacen de forma diferente, los programas son distintos y las opciones cambian.

Tu primera reacción instintiva será volver al sistema conocido, pero ahí es donde pedimos que tengas paciencia y des una oportunidad a Linux. Típicamente se tarda entre una y dos semanas en vencer esa inercia, tiempo suficiente para empezar a descubrir si el cambio te convence o no.

Pero no todo serán malos ratos, también descubrirás la sencillez con la que puedes instalar y desinstalar aplicaciones y, lo mejor de todo, la cantidad de software gratuito que tendrás a tu disposición. Para ello, deberás familiarizarte con los gestores de paquetes que trae el sistema. YUM, APT o Pacman te permitirán con un solo comando actualizar, buscar, instalar y desinstalar programas.

Distribuciones especializadas

En estas mismas líneas decimos que hay más de cien distribuciones diferentes de Linux. La primera pregunta que le viene a uno a la cabeza es: ¿Hace falta realmente que haya tantas, tan diferentes son unas de otras? Lo cierto es que sí y no. Todas tienen su origen en una de estas tres «distros»: Debian, Slackware o Red Hat. Sin embargo, dependiendo de los paquetes de software que se incluyan, se especializan para un sector concreto de usuarios. Estas son solo algunas de las distribuciones especializadas más conocidas.

Edubuntu está pensada para entornos escolares. Incluye un servidor de terminales, de modo que el profesor pueda mostrar en las pantallas de los alumnos un mismo contenido. Además, trae de serie una serie software educativo como GCompris, un paquete de cálculo pensado para niños de entre 2 y 10 años, o KDE edu, una serie de programas para aprender idiomas, matemáticas, ciencia, etétera de modo ameno y a través de juegos.

Musix es ideal para músicos y artistas, ya que contiene gran cantidad de aplicaciones para la creación, edición y grabación de música. Entre otras, incluye Rosengarden, un secuenciador de audio y MIDI, y Ardour, que se usa como entorno de masterizado y estudio de grabación.

CAE Linux, para ingenieros, posee numerosos programas de CAD/CAM y simulación física. Destacan los paquetes Salome (diseño 3D), Code Aster (simulaciones y cálculos físicos) y Octave (programa matemático compatible con Matlab).

Distribuciones Linux analizadas

Debian 6: distribución versátil y adaptable a distintos usuarios

Fabricante: Debian Project / Precio: Gratuito

Aunque no posee la comodidad del Live CD para poder probar la distribución antes de instalarla, Debian 6 se adapta fácilmente a todo tipo de usuarios

Fedora 14, la estabilidad como principal objetivo

Fabricante: Red Hat / Precio: Gratuito

Uno de los objetivos durante el desarrollado de la versión 14ª de este proyecto ha sido crear una distribución lo más estable posible; una decisión que penaliza en algunos aspectos a esta distribución

Mandriva One 2010.2, un puente de plata hacia Linux

Fabricante: Mandriva / Precio: Gratuito

No se trata de una nueva versión completa, sino de un major update de la versión 2010. Aun así, incorpora novedades que la hacen interesante para los usuarios que quieren empezar en Linux

OpenSUSE 11.4: la distribución mas actualizada, con Fierfox 4 y LibreOffice

Fabricante: Novell / Precio: Gratuito

Analizamos una distribución Linux con muchas posibilidades de instalación, ideal tanto para usuarios profesionales como domésticos, que ofrece un buen rendimiento

Slackware 13.1, dirigido a usuarios avanzados

Fabricante: Slackware / Precio: Gratuito

Desde la instalación, ya se aprecia que esta es una solución orientada a usuarios avanzados y con amplios conocimientos de Linux, ya que permite tener un completo control sobre lo que se instala

Ubuntu 11.04 esta lleno de agradables sorpresas

Fabricante: Canonical / Precio: Gratuito

La nueva distribución Linux llega con algunos interesantes cambios, como el escritorio Unity, la eliminación de la barra de menús en las aplicaciones o el lanzador

La opinión de PC Actual: cada vez más cerca del usuario

Hemos analizado seis distribuciones de Linux y la experiencia final ha sido que el famoso agujero cualitativo que le achacaban al sistema se va haciendo cada vez más pequeño. Hoy, cualquier usuario puede instalar Linux, conectarse a su red WiFi sin esfuerzo; puede navegar, recibir y enviar correos, editar texto, crear presentaciones o abrir las creadas por otros usuarios en otros sistemas.

Y, lo más importante, no se trata solo de que pueda hacer todas estas cosas, sino que cada vez la experiencia de usuario es más satisfactoria, más cercana a lo que espera de un sistema informático e escritorio.

Además, la variedad de distribuciones hace que cada usuario sea capaz de escoger la que mejor se adapta a su modo de trabajo. Y, si a esto le unimos que tiene a su disposición miles de aplicaciones gratis, encontramos una alternativa a los sistemas operativos propietarios.

Todas destacan por algo

Elegir entre todas las distribuciones una ganadora no es sencillo ni justo. Cada una
tiene sus puntos fuertes y débiles, sin embargo, OpenSUSE 11.4 brilla especialmente. Probablemente, destaca por la versatilidad de su instalación y lo sencillo que es adaptarla a diferentes necesidades. Lograr ese equilibrio no es fácil y la elección de los paquetes instalados por defecto es, en nuestra opinión, un gran acierto.

Ubuntu 11.04 está casi a su misma altura, por lo que la elección entre una y otra podrá obedecer a las preferencias personales del usuario. En efecto, la gente de Canonical ha creado una «distro» muy acabada y bien orientada al usuario doméstico. Los acercamientos que hace hacia la Nube la hacen también atractiva para la oficina.

Debian 6 incorpora aplicaciones algo obsoletas en comparación con el resto. En cambio, hace gala de uno de los conjuntos de utilidades más completos y de la versatilidad para adaptarse a diferentes perfiles de usuario. Sin duda, la nueva revisión será una candidata a tener en cuenta.

Por su lado, Mandriva 2010.2 tiene el mismo problema. No se trata de un nuevo lanzamiento, sino de una importante actualización, sin embargo es una alternativa clara para el usuario residencial. La experiencia que hemos tenido usándola ha sido realmente agradable, siendo sencilla de instalar y manejar. Especialmente recomendada para los que vienen del mundo Windows.

Fedora 14 constituye una distribución robusta y fiable, sacrificando el conjunto de paquetes instalados. Pero la sencillez de uso que la caracteriza simplifica la actualización e instalación del conjunto de aplicaciones que más se adecuen a nuestras necesidades. Esa robustez lo hace especialmente indicado para la oficina.

Finalmente, Slackware 13.1 juega en otra división. Su orientación es claramente hacia el usuario experto y lo que en el resto de distros eran comodidades y asistentes por doquier, en esta desaparecen. Si eres un usuario novel, definitivamente, Slackware no es tu opción, pero si tienes sólidos conocimientos de Linux y quieres adentrarte en lo que significa administrar un sistema, Slackware te proporcionará horas de entretenimiento.

Lo mejor: continuo desarrollo

La experiencia de usuario es cada vez mejor y la tendencia no parece que vaya a remitir. Probablemente, para cuando leáis este artículo, estén a punto de salir nuevas actualizaciones para la mayoría de los sistemas analizados. Esto no hay quien lo pare, el acercamiento de Linux a los usuarios domésticos progresa de forma exponencial y cabe esperar que continúe así los próximos años.

Lo peor: falta soporte

Hay miles de aplicaciones gratuitas para Linux y miles de dispositivos a los que permite conectarse, pero también hay miles de aplicaciones que no existen y dispositivos usados por millones de personas que no se pueden usarse cómodamente. La comunidad Linux debe hacer guiños al software propietario para terminar de cerrar el círculo y dar al usuario lo que quiere.


No hay comentarios: