lunes, 6 de febrero de 2012

¿Mano de Pepe? El Barça nos gana 3-1... (TOMAS RONCERO)


El madridismo militante empieza a estar cansado de aguantar la misma cantinela. Ningún merengue ha negado que la mano de Pepe es clara y aceptan sin problema que debió ser castigada con penalti. Pero los mismos que han querido resumir en esa acción la cómoda victoria del Madrid en el Coliseum (Casillas no hizo una sola parada, que alguien me corrija), han sufrido un doble ataque de amnesia sonrojante.

El primero se ubica en el mismo partido de Getafe. El penalti de Pepe fue bien entrada la segunda parte, pero que yo sepa en el primer cuarto de hora el tal Ayza Gámez se hizo el sueco (aunque sea valenciano) con dos acciones punibles dentro del área con Cristiano como víctima. En la primera, Valera le agarra con su brazo derecho. Se abraza al portugués y le obliga a rematar de mala manera. Penalti no señalado con 0-0 en el marcador. Cinco minutos después y antes del gol de Ramos, Cata derriba a Cristiano desplazándole con su brazo derecho y metiéndole el pie al tobillo. Segundo penalti sin castigo. Y Miguel Torres agarra a Özil cuando iba a encarar a Moyá. Era amarilla (Cata estaba al lado). Pero Ayza no pitó ni falta...

Y vayamos a lo de la mano de Pepe y el doble rasero que hay para referirse a la misma. Resulta que el Barça lleva una semana viviendo de su sección de hand-ball (mano-pelota). Dicha sección inició sus actividades con la mano clara de Busquets en la vuelta del Clásico de la Copa en el Camp Nou. Teixeira pasó de todo. Luego llegó la doble mano (parada antológica, para ser más claros) de Abidal a la chilena de Ramos, que iba directa a gol. Teixeira, erre que erre. Y Pinto completó la gran semana de las manos culés sacando la suya fuera del área en Mestalla para evitar un gol de Soldado. O sea, que ahí el Barça nos gana 3-1.

Y no olvido el penalti de Puyol a Benzema que hubiera eliminado al Barça de la Copa. El Villarato no echa lava, pero el volcán está activo. Rosell ya duerme tranquilo. Les vuelve a pintar bien...

No hay comentarios: