martes, 7 de febrero de 2012

Qué son y cómo funcionan las Redes Sociales


Un grupo de empleados se reúne en torno a la máquina de café. Bromean, comentan, charlan, discuten. El juego ha comenzado y quien mejor maneje las fichas, con aprendizaje e inteligencia, tendrá el éxito mucho más a mano. Parece una broma, pero no lo es. Las Redes sociales que tejemos en nuestro entorno empresarial, interna y externamente, son miles de veces más útiles que nuestro currículum.


Aunque el concepto de Red Social es reciente ha abarcado siempre todos los ámbitos de la vida

Conocer el funcionamiento de nuestras Redes Sociales puede hacernos mucho más activos en el mundo empresarial

Un momento aparentemente vacío puede ser un claro exponente de cómo tejemos poco a poco el entramado de relaciones que va a llevarnos por distintos caminos en la vida

Dependerá del punto de partida o modelo que elijamos el que veamos a un individuo como un participante necesario, como un contrincante o como un mero espectador sin importancia


Es conocida la anécdota (¿real?) del hombre que consiguió las claves de seguridad del ordenador de un alto directivo sin necesidad de saber absolutamente nada de pirateos informáticos, encriptaciones, protocolos y demás. De lo que sí sabía, y mucho, es de redes… sociales. Bastaron unas cuantas llamadas, un despliegue absoluto de educación, psicología e inteligencia para que acabaran cediéndoselas.

Como siempre y mucho más en el mundo en que vivimos, existe mucha información sobre redes sociales, tanto en internet (como no, es uno de los mejores ejemplos prácticos de lo que puede entenderse como RS, pero, ojo, no el único) como en revistas de todo tipo. Y decimos de todo tipo porque el concepto de redes sociales es aplicable o abarcable desde distintos y múltiples modelos de relación, y es válido para movimientos sociales, políticos, redes de contactos, amistad, búsqueda de pareja o, como no, empresas.

El concepto de red social, creado por la antropología inglesa para superar análisis estructurales obsoletos, parte de un abstracto, esto es, tomamos un punto de partida de estudio y establecemos las distintas relaciones entre los individuos. Por cada punto de partida crearemos distintas redes y por supuesto distintos modelos de relación. Este concepto, tan básico como sencillo es lo que hace de las RS un mundo espectacularmente útil y ampliamente difícil de abarcar. Y no solo eso, dentro de un mismo momento espacio- temporal, se pueden redimensionar y redefinir esas RS.

Dado el foro al que nos acercamos, un Portal de Empresas, construiremos nuestro análisis desde dos aspectos fundamentales, la RS de una empresa, tanto desde el punto de vista interno como externo, y, como no, desde las posibilidades imposibilidades de Internet como Red “preconfigurada “ o tablero para jugar.

En todo caso y para esta introducción resumiremos muy brevemente las posibles relaciones que se podrían establecer en un grupo como el que trataremos para luego adentrarnos en su análisis en próximos artículos.

En un artículo (http://revista-redes.rediris.es/html-vol3/vol3_2.htm) de Larissa Adler Lomnitz para REDES- Revista hispana para el análisis de redes sociales.(Vol.3,#2, sept-nov. 2002.) se citan los tres pilares del hombre social:

“En sociedades complejas el individuo debe manejar los tres tipos de intercambio (reciprocidad, redistribución y mercado); ello implica que participa simultáneamente de los tres tipos de relaciones sociales: una relación de confianza, una de jerarquía y otra de clase (ver Lomnitz, 1975, 1987, 1988 y 1991). Así, lo económico, lo político y lo sociocultural son tres dominios que se van enhebrando en la vida del individuo y su trama va conformando la realidad macrosocial (Radcliffe-Brown, 1952, y para la relación entre redes verticales y poder, ver Blau, 1964). Cada tipo de intercambio tiene sus reglas que el individuo aprende a manejar y -cuando son contradictorias- a conciliar entre sí para cada situación determinada. Ese proceso es rico en lenguaje simbólico, por lo tanto la habilidad para manejar símbolos a su vez constituye un recurso”.

Un par de apuntes: independientemente de lo acertado o no de la división, surgen dos elementos a los que posteriormente nos referiremos y que, en el ámbito empresarial especialmente, pueden llegar a constituir el éxito o fracaso de una iniciativa, un proyecto o una presentación de producto: el aprendizaje del funcionamiento de las RS y la habilidad e inteligencia para manejarlas.

Otro modelo en el que nos podemos fijar, más alejado de conceptos materialistas, lo encontramos ya en Freud, cuando se acerca al concepto de Cultura como herramienta que utiliza el hombre para alejarse de lo animal e impulsivo, desde ahí retomaríamos el análisis considerando los conceptos que subyacerían a las relaciones ahora así consideradas de superación, motivación, interés, manipulación, altruismo…y aunque no pudo desligarlo de conceptos marxistas sí se adentró en otros items como el de la resignación, muy importante a la hora de considerar las RS en una empresa.

Finalmente y por acercarnos a análisis más cercanos en el tiempo, hay que entender que en el juego de las RS hay que contar con tres elementos fundamentales: los actores, las ideas y las estructuras que generan. En una empresa todos somos actores, todos tenemos ideas (propias, corporativas, metodológicas, funcionales) y todos formamos parte de una multiplicidad de estructuras, por mucho que los responsables de encuadrar los departamentos crean tener a todos los empleados “clasificados”. Aunque lo desarrollaremos más adelante concluiré esta introducción con un ejemplo simple pero habitual y probablemente esclarecedor.

Camera café

Imaginemos un grupo de personas en nuestra empresa reunidas en torno a una máquina de café, similar al popular programa de televisión.

Si iniciamos el estudio considerando las relaciones meramente estructurales de la empresa (ojo, esto también se complica, como veremos en otros apartados) dibujaríamos un esquema de vínculos verticales entre los responsables, managers o directivos y sus subordinados. Ya podríamos construir una RS posiblemente piramidal en el que el mero comentario del tema salarial se obviaría, pues no cabe que hablemos del salario junto a la máquina de café frente a quienes lo han de decidir. Esto es, esa RS, COMO TODAS implica una serie de consecuenciasde facto:de qué se habla, cómo etcétera.

Sin embargo, si tomamos como elemento de estudio, por ejemplo, el ámbito personal, estableceríamos una RS donde las relaciones se verían trastocadas por aquellos cuya personalidad es extrovertida, con comportamiento de liderazgo, frente a los más tímidos o refugiados en sus problemas de aceptación. Podríamos ahora dibujar una RS circular donde el centro lo ocuparía aquella o aquellas personas (nunca más de dos o tres sin que aparezca un conflicto) que dirigen la conversación, que son el centro de atención de los demás, ya sea por fascinación, por humor, por simpatía, por empatía…

Finalmente y para no olvidarnos de uno de los modelos más estudiados y que más negocio está creando en la red, podríamos acercarnos al grupo desde sus relaciones sentimentales o sexuales. Entonces la RS estaría complejamente tejida entre, por ejemplo, los solteros, los casados, los divorciados, naturalmente entre heterosexuales y homosexuales, creándose nuevos vínculos, con una estructura horizontal realmente complicada donde lo que primaría sería la tensión sexual, el interés, los sentimientos, las historias personales…

Es por tanto tan necesario como Socrático que establezcamos antes de analizar una RS un punto de partida o modelo de relación social para poder acercarnos con algunas posibilidades de éxito, cuestión nada fácil, dada la megainformación a la que estamos sometidos así como a las herramientas de comunicación que nos abruman cada vez más en la sociedad actual. Nosotros, como decía arriba, nos acercaremos en los siguientes artículos desde el punto de vista empresarial, profesional y tomando como herramienta necesaria (casi imprescindible) Internet.

No hay comentarios: