jueves, 8 de marzo de 2012

INMERSIÓN LENGÜÍSTICA



El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha avalado la inmersión lingüística en la escuela, aunque ha resuelto que se ha de escolarizar en castellano a los hijos de las familias que lo han demandado.

El alto tribunal catalán ha decidido dejar sin efecto que el auto afecte a todo el sistema educativo catalán, pero sí ha atendido la petición de las tres familias que habían llevado ante la justicia la reclamación de que sus hijos tuvieran el castellano como lengua vehicular en la escuela.

Estas tres familias de, llamémosles “fascistoides” (porque son, literalmente, tres familias) ya han conseguido lo que buscaban... sus hijos a aprender en castellano, el idioma con el cual querían que se educara a sus hijos.

Jamás he entendido las reivindicaciones de esta gente, en Catalunya, a diferencia de algunas otras regiones catalanoparlantes se hablan dos idiomas con total naturalidad y esto es debido al programa de inmersión lingüística iniciado a mediados de los años ochenta por la Generalitat, anteponiendo como lengua vehicular en la escuela el catalán por el simple hecho de que si no se hacía así, este precioso idioma, a la larga hubiera desaparecido, con todos los prejuicios culturales que eso hubiera conllevado.

Desde algunos sectores del estado que todos conocemos, se intenta vender la idea de que el castellano está continuamente amenazado por una supuesta presión del catalán, cuando la realidad es bien distinta y yo diría que casi antagónica. En Catalunya jamás se ha ninguneado a alguien por expresarse en castellano, salvo en contadísimas ocasiones (imbéciles hay en todas las partes del mundo) y muy al contrario gente que se expresaba en catalán si ha sido menospreciada (por el mismo tipo de imbéciles). Así que por favor, dejemos de buscarle tres pies al gato y si te preocupa la educación de tus hijos que sea por las notas que sacan y no por en que idioma reciben esa educación.

La experiencia en escuelas catalanas de primaria, demuestra que cualquier niño/a que empieza a ser escolarizado en catalán, al final de curso habla y escribe en catalán, y por descontado no ha perdido nada de castellano. Este sistema integra y no discrimina a nadie, pues el día que, de mayores, vayan a buscar un empleo, estarán en las mismas condiciones que cualquier nativo.

Los argumentos de esas TRES familias, lamentándolo mucho, son zafios y desde luego consiguen auto-discriminar a sus hijos. Me gustaría poder oír la opinión personal de esos niños, seguro que difieren mucho de la de sus padres, y se relacionan con total normalidad.

Estoy en condiciones de asegurar que esas denuncias no se hubieran presentado nunca si CiU (y no el PSC) hubiese estado en el poder cuando se presentaron.

Por otro lado quiero recordar lo triste y vergonzoso que resulta ver que no son los inmigrantes los que formularon la denuncia, fueron españoles.

Deberíamos de sentirnos orgullosos de vivir en un país con tanta riqueza lingüística y cultural como el nuestro: euskera, catalán, gallego... y no empeñar todos nuestros esfuerzos en desprestigiar y debilitar a todos estos idiomas.

Resulta curioso que 3 denuncias pueden cambiar una ley del Catalán....pero miles de denuncias contra los toros no hacen nada... que democracia más rara ¿No?.

Si no se enseña a hablar catalán, los catalanes que tienen el orgullo de pisar las mismas calles que pisaron sus bisabuelos parecerían extranjeros en su propia casa. Ya lo cantaba Al Tall:

"Lladres que entreu per Almansa, no sou lladres de saqueig. Ens poseu la cova en casa i des d´ella governeu" .

En resumen, va contra el sentido común que se pretenda que el castellano sea la lengua vehicular.

La lengua vehicular en Cataluña es la que han hablado siempre los padres con sus hijos y con el tendero de la esquina. Es el catalán.

La cerrazón que se impulsa desde la cerrada Madrid y el pensamiento ultra impide reconocer algo que es de sentido común.