lunes, 16 de abril de 2012



Campaña para que el Rey deje de presidir WWF España. Firma, por favor.

Más de 43.000 personas han firmado ya un documento solicitando que el Rey Juan Carlos I abandone la presidencia de honor en España de una de las más importantes organizaciones de conservación de la naturaleza del mundo.

Tras conocerse la noticia de que el Rey se ha fracturado la cadera mientras cazaba elefantes en Botsuana, se ha puesto en marcha una iniciativa en la plataforma web Actuable, una página específicamente creada para poner en marcha protestas ciudadanas, en la que se reclama textualmente "Que el Rey Juan Carlos I deje de ser el Presidente de Honor de WWF España".

Efectivamente, el Rey es el presidente de honor de WWF España, un cargo que ocupa desde que se creó esta institución en año 1968, entonces conocida como Adena (Asociación de Defensa de la Naturaleza). La organización internacional WWF ( World Wildlife Fund ) fue fundada en 1961 por un grupo de activistas e ilustrados de varias nacionalidades europeas que intentaban salvar espacios naturales y fauna en riesgo de extinción. Siete años después, en 1968, abrió la oficina española de esa organización, que en nuestro país asumió el nombre de Adena. En 2009, la organización española cambió el nombre definitivamente a WWF. Cuenta actualmente con 35.000 socios y sigue teniendo al Rey como presidente de honor.

WWF España define sus objetivos prioritarios de este modo: "Conservar la diversidad biológica mundial; asegurar que el uso de los recursos naturales renovables sea sostenible y promover la reducción de la contaminación y el consumo desmedido".

Reacción ante la polémica 

Los responsables de la ONG han recibido con pesar la noticia del accidente del Rey y la polémica suscitada. Incluso es posible que la organización exprese su malestar a la Casa del Rey.

La ONG abandera, financia y dirige numerosas actividades de defensa de la fauna salvaje, incluidos diversos programas en favor del elefante en África y Asia. También ha realizado iniciativas para prohibir el comercio de marfil de elefante. Por eso mismo no comparte, aprueba ni ve presentable la caza de elefantes realizada por ocio y de forma comercial.

No obstante, la ONG también sabe que en Botsuana la caza de elefantes está permitida legalmente y se lleva a cabo siguiendo varios criterios de sostenibilidad. Hay unos 130.000 ejemplares en ese país y un plan de gestión que funciona bien y es ejemplo en África. Bajo ese plan de gestión de la fauna, Botsuana permite la caza de elefantes para lograr que el número de ejemplares no supere la capacidad de carga de las zonas protegidas y acabe causando conflictos con la población.

En ese sentido, la caza que ha practicado el rey ha sido legal jurídicamente y hasta podría decirse "sostenible". Otra cuestión es que sea ética o estéticamente presentable, algo que desde la ONG no entienden así.

Otras fuentes ajenas a WWF pero conocedoras de la historia del medio ambiente en España recuerdan que la presencia del Rey en el cuadro de honor de la ONG data de finales de los 60, cuando el Gobierno de Franco no permitía la libertad de asociación. Si se permitió que una organización de defensa de la naturaleza se creara en España fue porque un grupo de científicos y naturalistas de renombre y consideración, como Félix Rodríguez de la Fuente, Francisco Bernis o José Antonio Valverde apoyaban la creación de Adena.
Se invitó al entonces Príncipe Juan Carlos a presidir honorariamente la ONG, y eso fue un punto a favor para que el Gobierno predemocrático aceptara con buenos ojos aquella novedosa organización ecologista. Eso sí, a Franco no le gustaba que el nombre fuera extranjero (WWF), y obligó a que fuera en castellano (Adena). El ecologismo era entonces un movimiento social apenas incipiente y conocido en el mundo.

Pincha aquí para firmar

Campaña para que el Rey deje de presidir WWF España. Firma, por favor.


No hay comentarios: