martes, 8 de mayo de 2012

ATHLETIC Y ATLÉTICO, HISTORIA DE DOS PARIENTES



Athletic y Atlético, historia de dos parientes


Un grupo de estudiantes vascos fundó en abril de 1903 el Athletic Club Sucursal de Madrid, «hijo» del Athletic de Bilbao.

El 8 de abril de 1903 se celebró en el campo del Hipódromo, en Madrid, la primera final del Campeonato de España (la actual Copa) entre el Athletic de Bilbao y el Madrid Football Club, que acabó con victoria vasca por 3-2. Cinco mil personas asistieron al evento. El Athletic Club, fundado en 1898 por unos jóvenes del gimnasio Zamacois de Bilbao a imagen y semejanza de los equipos ingleses, vestía entonces una camiseta con una franja blanca y otra azul, pantalón azul y medias negras, ya que aquellos pioneros compraban las equipaciones del Blackburn Rovers en sus viajes a Inglaterra.

Tras acabar el partido, estudiantes vascos residentes en la capital comentaron lo bueno que sería tener un equipo propio en Madrid. Ramón de Arancibia, los hermanos Ignacio y Ricardo Gortázar, Eduardo Acha y Manuel de Goyarrola, junto con otros compañeros madrileños de la Escuela de Ingenieros de Minas, decidieron fundar un equipo filial del Athletic Club, que llamaron Athletic Club Sucursal de Madrid

Acha viajó a Bilbao para realizar las pertinentes gestiones burocráticas. La idea fue recibida con entusiasmo en El Bocho y la aventura empezó a andar el 26 de abril de 1903. «Se regirá por el mismo reglamento, como tal sucursal, y la cuota mensual será de 2,50 pesetas, idéntica a la de la citada sociedad», decían los estatutos.

El filial usaba el mismo uniforme de faena. Ambos equipos no podían enfrentarse en partidos oficiales al ser considerados el mismo club; de hecho, en esos partidos «serios» el «padre» le cogía prestados jugadores al «hijo». El primer presidente del Athletic Club Sucursal de Madrid fue Enrique Allende, abogado bilbaíno, que pronto dejó el cargo en manos de Eduardo Acha. Su primer campo se encontraba detrás de las tapias del Parque de El Retiro y los jugadores se cambiaban en una casucha. El 2 de mayo de 1903 disputó su primer partido, arbitrado por el tesorero, Enrique Goiriki, en el que participaron los socios.

En 1911 el enviado especial a Inglaterra del Athletic Club de Bilbao no consiguió las equipaciones blanquiazules; no quiso volver con las manos vacías y compró las del Southampton (camiseta a rayas rojiblancas y pantalón negro). Y así cambió la historia. En un partido entre ambos Athletics los madrileños se quedaron prendados de la nueva camiseta y la adoptaron, aunque mantuvieron el pantalón azul y las medias negras.

La independencia del Athletic Club de Madrid llegó en 1921. En 1923 inauguró el estadio Metropolitano y en 1928 participó, junto a su pariente del norte y otros grandes del fútbol español, en la creación de la Liga. Los bilbaínos fueron un equipo muy competitivo en los primeros años del nuevo torneo, en dura pugna con el Real Madrid. En 1939 el Athletic madrileño se fusionó con el Aviación Nacional y nació el Club Atlético Aviación. Un año después, el equipo dirigido por Ricardo Zamora se adjudicó el título de campeón de Liga por primera vez en su historia. En 1947 pasó a llamarse Club Atlético de Madrid.