jueves, 28 de junio de 2012

ASTURIAS, UNA VEZ MÁS, NOS ENSEÑA EL CAMINO



No ocupa portadas de periódicos nacionales pero es lo más importante que está pasando estos días. Reportaje.

Es uno más de los conflictos por la incompetente y abusiva manera de gobernar de nuestros políticos, pero es la más decidida y masiva muestra de resistencia de un pueblo que hemos visto en España recientemente: Los mineros de las cuencas asturianas y leonesas han ido a la huelga indefinida, a la que se les ha sumado el transporte en Asturias, y están protagonizando cortes de autovías y manifestaciones por decenas cada día. Y a partir del lunes 11 se sumaron también los interinos de enseñanza.

Historia reciente y situación del conflicto minero


El conflicto estalló como consecuencia de la reducción del 64% de las partidas para la minería en el proyecto de Presupuestos generales del Estado, respecto a lo acordado para este año. Supone pasar de 703 a 253 millones de euros, que se detallan así: Por segmentos, la reducción es del 63,2 % para ayuda a las explotaciones (de 301 a 111 millones), del 39,2 % para infraestructuras (de 167 a 102), del 76,6 % para proyectos empresariales (de 167 a 39), del 99,6 % para formación y becas (de 56 a 2) y del 100 % en seguridad minera (de 12 a 0). Además, la consignación para el Instituto del Carbón baja el 39,1 %, de 1.078 a 656 millones.

Desde los sindicatos mayoritarios se convocó una huelga en la minería para los días 23, 24, 30 y 31 de mayo, que tuvo un seguimiento masivo en sus primeros dos días y que empezó a mostrar los primeros cortes de carreteras con neumáticos y ramas ardiendo, y concentraciones de miles de personas en Oviedo y cortes de carreteras en varias provincias. Se convocó una manifestación para el 31 en Madrid, para visibilizar el problema ante la población y forzar al Gobierno a negociar.

Aunque el tema actual son la práctica desaparición de las ayudas que condena a todo el sector a desaparecer (mientras las centrales térmicas de carbón se alimentarán con producto de importación, conseguido en condiciones laborales miserables), el tema del destino de las ayudas en años anteriores mantiene a los mineros en tensión, puesto que las ayudas han ido ‘perdiéndose’.

El 28 diez mineros se encierran en dos pozos, encierro que a día 7 continúa de forma ininterrumpida. El 29 se reúne la comisión de seguimiento del Plan de Carbón sin considerar ningún cambio. El 31 de mayo la huelga se torna en indefinida como consecuencia de la inviabilidad del sector, y ese mismo día  llegan los mineros a Madrid y son reprimidos por la policía con duras cargas y balas de goma. Esta actuación policial crispó aún más un conflicto sin más connotaciones que la lucha por el puesto de trabajo.
 
Y en los siguientes días sobre todo en Asturias pero también en otros puntos de la minería en España estamos asistiendo la escenificación del conflicto de los mineros y sus familias por sobrevivir, y del estado por acallar la voz de los vulnerables. La guardia civil lleva lanzados unos cientos de botes de humo y de pelotas de goma, algunas de ellas al cuerpo, intentando una represión rayando la ilegalidad. En Asturias se ha sumado a la protesta el sector del transporte con una huelga indefinida sectorial desde el día 4, y el profesorado interino de la región a partir del 11 de junio.

Y el 7 de junio el sector de la naval del Ferrol , que el 30 de mayo ya había tomado la Xunta y el ayuntamiento de Ferrol, continuo con las defensas de sus puestos de trabajo con una manifestación de 4000 trabajadores que ha corto la autopista de Ferrol.

Conflictos laborales que solo parecen ir en aumento en la minería, la naval de Ferrol, el transporte, la enseñanza, la sanidad … frente a un Gobierno incompetente para dar soluciones aceptables por su incapacidad para tomar decisiones válidas, y ante un bloqueo en los medios de prensa nacionales que intenta esconder la realidad.