martes, 17 de julio de 2012

EL DESASTRE ESPAÑOL



EL DESASTRE ESPAÑOL. SEIS MESES DEL GOBIERNO RAJOY

Cuando los ciudadanos españoles dieron su voto, con mayoría absoluta, al PP del candidato Rajoy, los dirigentes populares decían tener las claves para sacar al país de la crisis y auguraban tiempos de crecimiento, reducción del paro y del déficit (déficit oculto por parte de las CCAA, incluidas las del PP). 

Afirmaban que no se excusarían jamás en la herencia política del gobierno socialista, y ahí comenzó un periodo de mentiras, desmentidos y falta de credibilidad que nos han llevado a la situación actual. 

Entonces comenzamos a familiarizarnos con palabras y definiciones tales como deuda, prima de riesgo, rescate, etc, palabras que forman parte de nuestro día a día. Pero, como decía Jack el Destripador, vayamos por partes. 

La deuda de un país no es ni más ni menos que un préstamo que algún acreedor (banco, otro país, fondo de pensiones) hace a dicho país a un interés fijo estipulado. Y aunque la deuda del Estado es relativamente aceptable, el problema es que la deuda privada se ha convertido en una carga mayor.
Los bancos se dedican a recoger depósitos y conceder créditos. Los bancos españoles compran deuda al Banco Central Europeo (BCE) al 1% y la venden al Estado al 6%. España pagará o debería de pagar en intereses cuatro veces más que los recortes en sanidad y educación. Y digo que ‘debería’ porque España podría negarse a pagar la deuda o negociar como se ha hecho para que el plazo sea más largo. 

Podría negarse a pagar la deuda por dos razones; una técnica: no hay dinero; otra moral: la deuda es ilegítima, se contrae contra los intereses de la población, situación que está en conocimiento del acreedor. De negarse a pagar esa deuda el dinero destinado a ella se puede emplear en educación, pensiones, sanidad, I+D... 

Hablando en cifras, España debe un total de 3 billones 962.000 millones de euros y su Producto Interno Bruto (PIB) es de 1 billón 73.000 millones de euros. Lo que significa que debe casi cuatro veces el valor de su producción anual. 

Ante este panorama el actual gobierno se ve "obligado" a tomar una serie de medidas. Nos venden que están “obligados” a hacer reformas y recortes. Algo que por supuesto no nos anunciaron antes de las elecciones. 

Para abrir boca, se empezó con una subida del IRPF. Una subida de impuestos que, una vez más, afecta solo a la clase trabajadora. Y que ralentiza y mucho el consumo.

El día 10 de febrero de 2012 nos sorprenden con la tan ansiada, por la CEOE, y esperada reforma laboral. Una reforma laboral que no ha obtenido de momento los objetivos que vaticinaban situando a España con un sueldo mínimo interprofesional en 641 €/mes, por detrás de los 714 €/mes de Grecia (país intervenido), los 1158 € de Inglaterra o los 1398 € de Francia. 

Después de la reforma laboral el gobierno del señor Rajoy nos presentó los presupuestos generales del Estado con nuevos y duros recortes para la sociedad del bienestar y los derechos de los ciudadanos y trabajadores, reduciendo en más de 10.000 Millones de euros las partidas de educación y sanidad pública (incluido el famoso copago sanitario). Esta reforma laboral y estos presupuestos generales dilapidaban de un plumazo muchos de los logros que durante 30 años de democracia se habían conseguido por tantos políticos y ciudadanos españoles.
 
Evidentemente, en tiempos de alto desempleo y bajo crecimiento económico este tipo de reformas no son las más apropiadas. 

Han aprobado una Amnistía Fiscal con la que pretendían recaudar más de 25.000 millones de euros ofreciendo a los defraudadores que solo paguen el 10% (que resulta ser un 1%) de sus patrimonios cuando la gran mayoría de españoles pagan sus impuestos y cumplen con el fisco y de no ser así se les embarga y se les persigue hasta el punto de dejar a muchas familias sin hogar. 

Pero como todas estas reformas no han surtido efecto ni en el déficit ni el paro ni frente a los mercados nuestro gobierno se ha visto obligado a pedir un RESCATE a la Unión Europea (UE) para intentar salvar a la banca. Rescate que nos venden como un logro cuando es uno de los mayores fracasos de la democracia.
 
Dicho rescate tiene como finalidad inyectar liquidez a los bancos que lo necesiten para que estos pongan en circulación nuevamente el dinero a través de créditos a las familias y las PYMES… algo que está por ver. 

Este rescate, unos 100.000 millones de euros (30.000 Millones de euros antes de fin de julio y el resto a finales de septiembre cuando se sepa la cantidad exacta), se va a realizar en una primera fase a través del FROB hasta la creación de un supervisor bancario europeo. A partir de ahí se hará de forma directa a los bancos con lo que no afectará a la deuda soberana desde ese momento. 

Y lo último, el archiconocido batallón de reformas impuestas desde Bruselas y Alemania que se sumarán a las ya introducidas, como el copago sanitario, la subida de tasas y del IRPF y reducción de salarios. Reformas que son el mayor destrozo del estado del bienestar de la historia:

Se reducirá la prestación por desempleo a partir del sexto mes, pero no se modificará el periodo máximo de la duración de esta ayuda, de 24 meses.

Se eliminará la deducción por compra de vivienda a partir del año 2013.

Se reducirá un 30% en el número de concejales por tramos de población establecido en el artículo 179.1 de la Ley Orgánica de Régimen Electoral General.

Los funcionarios y altos cargos no cobrarán la paga de Navidad en 2012, pero la recuperarán como fondo de pensiones en 2015.

Se realizará una reforma de la tributación medioambiental y se impulsará el principio de "quién contamina paga". Además, se contemplará la subida de la imposición del tabaco.

Se realizarán modificaciones en el sistema de pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades.

Las cotizaciones sociales bajarán un punto en 2013 y un punto adicional en 2014.

Se reformará el sistema de pensiones para acelerar la aplicación del factor de sostenibilidad y abordar la jubilación anticipada.

Se reducirá el número de días de libre disposición de los funcionarios.

Se ajustará el número de liberados sindicales a lo dispuesto estrictamente en la ley.

Se acometerá la reforma de las administraciones y se reforzará el papel de las diputaciones provinciales para centralizar la prestación de servicios.

Se llevará a cabo un recorte adicional de un 20% en las subvenciones a partidos, sindicatos y patronales en los presupuestos de 2013.

Se suprimirán un gran número de las bonificaciones a la contratación.

Las partidas de gastos de los ministerios sufrirán un recorte de 600 millones de euros.

Se requerirá haber trabajado previamente para acceder a la Renta Mínima de Inserción.

Y todo esto en seis meses, solo seis meses. Todos los días oímos noticias sobre la prima de riesgo, el rescate, la deuda, la desconfianza de los mercados, etc.... y la pregunta es, ¿dónde está el gobierno? 

Un gobierno que dispone de 100.000 millones de euros para los bancos pero no tiene 200 millones de euros para los mineros ( este fue un acuerdo pactado a nivel europeo y a aplicar gradualmente hasta 2018 y con la intención de apoyar iniciativas para crear empleo para la gente que quedara sin trabajo en la minería) no genera confianza

Un gobierno donde cada día sale un portavoz de economía diferente en el congreso no ofrece confianza ninguna (el último en salir a defender las posturas económicas fue el ministro de agricultura …???). 

Un gobierno que decía que no iba a subir el IVA y lo va a subir antes de 2013, no ofrece confianza; 

Un gobierno que decía, cuando estábamos en 470 puntos que la prima de riesgo se llamaba ZP y que, cuando llegó a 580 puntos se escondió sin dar explicaciones no ofrece confianza; 

Un gobierno que dijo que no tocaría las pensiones y al final acabará haciéndolo no ofrece confianza; 

Un gobierno que aprueba una ley que deroga los derechos de los trabajadores no ofrece confianza; 

Un gobierno que dijo que no se excusaría en la herencia de ZP y lo ha estado haciendo una y otra vez, no ofrece confianza;

Un gobierno que no es capaz de abrir una comisión de investigación por el desfalco de Bankia, no ofrece confianza; 

Y un gobierno que en definitiva miente, y mucho, no ofrece confianza. 

Habría que recordar a nuestros políticos que en tiempos de alto desempleo y bajo crecimiento económico este tipo de reformas no son las más apropiadas, en palabras de Erik Maskin Premio Nobel de Economía en 2007. 

Habría que tomar medidas que incentivaran el consumo y el crecimiento. Bajando el IVA a las clases media y baja y subiendo el impuesto a las rentas más altas. Bajando el IRPF y ofreciendo ayudas a las PYMES para que contraten. Se podrían reducir cargos en un país donde hay cuatro veces más políticos que en Alemania; por ejemplo suprimiendo las diputaciones y mancomunidades, incluso el Senado cuyas funciones están en entredicho. Podrían bajarse los sueldos los políticos y que los ciudadanos veamos que de verdad estamos luchando codo con codo y no que todo el sufrimiento y esfuerzo sale de nuestras espaldas y sobre todo de nuestros bolsillos. Podrían suprimir los sueldos vitalicios de políticos y bajar la partida de la corona española, si bien un estamento respetado y querido en España, no es necesario. 

Y así, después de seis meses, como si de un flashback se tratara, nos encontramos en una situación en la que tenemos un país en ruinas, sin expectativas de crecimiento y bailando al son que marca Alemania. 

Mientras los españoles saldrán en masa a la calle para festejar los triunfos de su selección de fútbol en tanto ven como les quitan sus vidas y su futuro sentados en el sillón de sus casas como si con ellos no fuera el asunto. 

ESTO ES ESPAÑA.


JOSE PEDRO MONFERRER MONFORT

1 comentario:

Jesu dijo...

Lo peor de todo esto es que estamos asistiendo solo al principio del desastre, la situación irá a peor, este tipo de politica es un autentico suicidio económico para España.