martes, 31 de julio de 2012

METROSCOPIA: EL PP SIGUE HUNDIENDOSE



El hachazo de la crisis ha hecho que los españoles hayan dado la espalda a los dos principales partidos y, sobre todo, que los votantes del PP se sumen al enorme malestar ciudadano por la reducción de prestaciones a los desempleados, los recortes a los funcionarios y la subida del IVA, entre otras medidas que provocan dolor entre los españoles.

El barómetro de Metroscopia para EL PAÍS del mes de julio, el primero realizado tras la aprobación de esas medidas, muestra un desplome del PP, que pierde siete puntos en menos de un mes. Los populares volverían a ganar, pero con mayoría simple y una diferencia de solo 5,3 puntos, que en la anterior encuesta era de 13,9. Por otro lado, muestra también un estancamiento del PSOE e IU y una subida importante de UPyD.

Creo que más o menos es la tendencia que todos esperábamos, así que no ha habido sorpresas. En todo caso, voy a señalar algunas cuestiones para discutirlas con vosotros a ver que os parecen:

- La intención de voto que se nos presenta en la encuesta está cocinada asumiendo unos niveles de participación electoral del 59%. Hay que pensar que este valor supone 10 puntos menos que nuestro nivel histórico más bajo (1979) y alrededor de 12 respecto de las pasadas elecciones. Lo desmotivador del presente contexto económico puede ayudar a explicar tanta abstención pero hay factores que la podrían incrementar en una convocatoria real: la movilización de los partidos en campaña o cambio en los cabezas de cartel. Una mayor participación ayudaría a los partidos grandes ya que parece que muchos de sus votantes se refugian en la abstención.

- El Partido Popular ha perdido 16 puntos desde que arrancó la legislatura. Jamás se había visto un deterioro tan rápido de un partido en el gobierno, incluso contraviniendo la idea de un “efecto luna de miel” el cual,  directamente, no ha existido. Aunque queda bastante tiempo antes de vernos en las urnas es muy complicado que el Partido Popular pueda recuperar sus niveles de apoyo iniciales sin una mejora en la coyuntura económica.

- Parece que el PSOE vuelve a crecer ligeramente a costa de IU. Bueno, lo cierto es que, de momento ambos se mueven dentro del margen de error. Izquierda Unida parece haber tocado su techo en torno al 12%..

- UPyD lleva desde junio sin parar de subir. Si tengo que pensar en dos posibles factores que haya podido hacer crecer a esta formación se me ocurre a) La preocupación creciente por el modelo autonómico entre los españoles (incluyendo la intervención de CCAA) y b) El caso Bankia. Además, últimamente han tenido bastante presencia mediática y eso les ha ayudado.

- Sin datos individuales de encuesta no es posible saber hacia dónde se han producido los trasvases de votos. Intuitivamente, parece que ha habido mucho elector popular que se ha refugiado en la abstención y quizá UPyD haya metido un poco la cuchara por aquí. Sin embargo, insisto, no lo podemos saber sin datos individuales.

- El resto de indicadores son previsibles: nadie confía ni en gobierno ni en oposición, ministros en caída libre, etcétera. En general un panorama muy pesimista.

Aún queda tiempo hasta que haya elecciones ya que es raro que un gobierno las convoque si sabe que va a perder poder. Un adelanto me parece improbable. De todas maneras, habrá que ver cómo evolucionan las encuestas. Pensad que los barómetros son útiles para indicar tendencias y que nos muestran una foto fija pero tampoco tienen poderes oraculares. Eso sí, parece que haciendo algo de ciencia ficción y con estos datos en la mano no vamos tanto a un escenario a la griega como hacia uno a la portuguesa. Es decir, no nos vamos a un PSOE o PP estallando ni con zarpazos de terceras fuerzas. Más bien podríamos estar cambiando hacia un sistema con cuatro partidos estatales, dos medianos y dos pequeños (y una miríada de nacionalistas y regionalistas), algo bastante más parecido a lo que se pensó para la España previa a 1982.

JOSE PEDRO MONFERRER MONFORT

No hay comentarios: