domingo, 2 de septiembre de 2012

LA SANIDAD YA NO ES NI UNIVERSAL NI GRATUITA



El Gobierno del Partido Popular y de Mariano Rajoy ha acabado con la sanidad universal y gratuita con alevosía.

Por un lado, los mayores de 26 años que no han cotizado se quedan sin sanidad gratuita: Por ejemplo,  los universitarios que no han podido acceder a su primer empleo, los opositores que deciden ocupar su tiempo en prepararse para un cargo público entre otros.
También aquellos mayores de 26 que tengan una discapacidad en grado inferior al 65% y no hayan cotizado se quedarán sin sanidad gratuita.
Los inmigrantes ilegales se quedan sin asistencia sanitaria haciendo de una medida de la ultraderecha de Le Pen el paradigma de la reforma sanitaria del gobierno en España.
A partir de ahora, ¿Cuáles son las prestaciones sanitarias para inmigrantes en España?

El tipo de prestación dependerá de tu situación:

1. Si te encuentras de forma irregular y no estas inscripto en el padrón de alguno de los municipios españoles solo tienes derecho a la asistencia sanitaria de urgencia. Frente a una emergencia sanitaria se te prestará atención de urgencias en el Centro Sanitario y si no podes asistir en tu domicilio

Esta prestación cubrirá:

a) Atención de enfermedades graves
b) accidentes

Tienes derecho a una atención continuada hasta el alta médica.

2. Si te encuentras de forma irregular o bien tienes autorización para residir en España, en ambos casos tienes derecho a la atención sanitaria siempre y cuando estés empadronado. España te brinda el acceso a la atención sanitaria en las mismas condiciones que los españoles, con el único requisito que realices el alta en el padrón del municipio donde reside, independientemente de tu situación legal.

Esta prestación cubrirá:

a) Atención de enfermedades graves
b) Accidentes
c) atención primaria y especialistas
d) atención de embarazos, partos y posparto

3. Si fueras menor de dieciocho años tienes derecho a la asistencia sanitaria en las mismas condiciones que los españoles.

4. Si estuvieras embarazada tendrás derecho a la asistencia sanitaria durante el embarazo, parto y posparto.

Dos son las graves consecuencias que se derivaran de esto:

Por un lado, la imposibilidad de ser atendidos en la red de asistencia primaria podría llevar a muchos de ellos a recurrir a los servicios de urgencias, que ya actúan por encima de sus posibilidades.

Por otro lado, la 'desaparición' sanitaria de una población de esta envergadura puede generar problemas de salud pública cuya resolución compense en gran medida el ahorro que se pretende hacer ahora. Un ejemplo: España es en este momento uno de los países desarrollados con mayor número de enfermos de tuberculosis, una enfermedad con variantes extremadamente peligrosas que se concentra en algunos grupos de población inmigrantes.

otro asunto interesante: el pulso entre médicos y Gobierno continúa. Los profesionales declarados objetores y algunas comunidades autónomas encabezadas por Cataluña se preparan para sortearlo a través de resquicios legales. Todos consideran que la normativa "vulnera derechos" y coinciden en que mantendrán la atención sanitaria de todos los pacientes.
Los profesionales sanitarios declarados objetores a la exclusión de los 'sin papeles' del sistema sanitario han propuesto un paquete básico para seguir atendiendo a los inmigrantes que hayan perdido este derecho desde el día 1 de septiembre. «La normativa vulnera gravemente los principios éticos de beneficencia, justicia y no maleficencia», explicó el presidente de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc), Josep Basora. Su asociación se ha opuesto desde el principio a esta regulación y ha fomentado la objeción contra una normativa que obliga a los 'sin papeles' a contratar un seguro y pagar 710 euros al año (59,20 al mes), y hasta 1.864 (155,40 al mes) si son mayores de 65 años.
Desde Semfyc insisten en que lo acertado sería retirar el decreto, pero ante el inmovilismo del Gobierno, proponen que, al menos, estos colectivos mantengan unos servicios mínimos. En esta cartera básica incluirían la atención primaria, la salud pública, la prevención, la asistencia urgente -algo ya contemplado por el Gobierno-, la atención a la discapacidad y la prescripción de medicamentos esenciales de la Organización Mundial de la Salud.
Otra de las batallas que se plantea es la jurídica. Y es que mientras los médicos que se declaran objetores ascienden ya a más de 1.650 profesionales, la administración mantiene que este derecho no existe. De momento, entre los objetores el 72% son médicos de familia, pero también hay personal de enfermería (4%) o psiquiatras (3%), según datos de la sociedad médica. La mayoría de ellos trabajan en Madrid (21%), seguidos de Barcelona (10,31%) y Valencia (6,4%).
La medida es cobarde porque se dirige contra aquellos que no pueden defenderse. Por eso es absolutamente esencial que quienes tenemos la capacidad de levantar la voz lo hagamos ahora. La oposición debe expresar con claridad lo que esto significa. La Conferencia Episcopal no puede mantener por más tiempo esta tibieza bochornosa (son sus propias organizaciones y fieles los que trabajan en las trincheras de la política migratoria, defendiendo la dignidad de nuestras comunidades). Los médicos, los enfermeros y enfermeras, el personal de administración de los centros de salud: rebélense contra esta medida. Niéguense a cumplir una ley que atenta contra la naturaleza de su profesión.
No permitamos que esto ocurra. No admitamos la derrota del sentido común y de la compasión en nuestras conversaciones en el trabajo, en los colegios de nuestros hijos, en las reuniones con amigos.
No aceptemos que, tratando de no ser una sociedad pobre, nos estamos transformando en una sociedad estúpida y cruel.