sábado, 15 de septiembre de 2012

LLEGARAN MAS RECORTES




No hay nada cerrado. Pero la segunda fase del ajuste económico está ya sobre la mesa de trabajo del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

En cuanto a las pensiones, las cuestiones que se abordaran son:

- Eliminar la indiciación de las pensiones. O lo que es lo mismo, el incremento automático de las rentas en función de la subida del IPC. ¿Los jubilados tienen derecho a mantener el poder adquisitivo?

- Alargar la edad de jubilación hasta más allá de los 67 años aprobados en la última reforma legislativa probablemente a los 70 años.

- Adelanto urgente de la entrada en vigor del retraso en la edad de jubilación a los 67 años de edad, de forma generalizada, eliminando los períodos transitorios que se habían establecido en el proyecto inicialmente aprobado.

- Ampliación automática del período de cómputo para percibir la pensión e introducir el llamado "factor de sostenibilidad", por el que la edad para el cese de la actividad laboral se revisará en función de la previsión de esperanza de vida.

La pérdida de puestos de trabajo está, sin duda, detrás del deterioro de las cuentas de la Seguridad Social, que en teoría deben acabar este año con déficit cero, un objetivo algo más que voluntarista teniendo en cuenta que este año se perderán más de  630.000 empleos.

El otro factor que presiona a la baja los ingresos tiene que ver con las bases de cotización, que están cayendo debido a la moderación salarial.

Menos cotizantes y salarios más bajos abren un boquete a las cuentas de la Seguridad Social.

El gasto en desempleo es otra de las partidas que está en el punto de mira:

-  Podría aprobarse ahora una reducción del período de percepción, que pasaría de los 24 meses actuales a 12, 15 o 18 meses.

- Se agilizarán las medidas todavía pendientes en la gestión de la reforma laboral, especialmente en materia de flexibilización y de políticas activas de empleo, especialmente para encajar las ofertas de trabajo a la demanda en el mercado laboral.

Además resulta especialmente preocupante el descontrol de las cuentas de las Comunidades Autónomas, por su implicación directa en el cumplimiento del objetivo de déficit.

Adicionalmente se acelerarán las medidas para reducir el peso del sector público en el PIB, acelerando las propuestas de reducción de organismos institucionales, empresas y fundaciones públicas y, consiguientemente, del empleo en las distintas administraciones del Estado. De hecho, no se descarta un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en la Administración Central este otoño, que no afectaría a los funcionarios pero sí al personal contratado.

El paro en tasas históricas, el PIB en rojo por tercer trimestre, comunidades prácticamente en quiebra, la salida de capitales desatada... Y Bruselas pide más recortes. ¿Qué nos queda?

JOSE PEDRO MONFERRER  MONFORT