jueves, 4 de octubre de 2012

ESTO ES EL REAL MADRID ...




XABI Y PEPE TOMAN EL CONTROL DEL VESTUARIO

El caso Ramos ha provocado un golpe de efecto dentro del vestuario del Real Madrid. Dos de los pesos pesados del mismo, Xabi Alonso y Pepe, han tomado el papel protagonista en el balneario blanco hartos de lo que ellos mismos denominan "niñerías" de algunos de sus compañeros con el único fin de enturbiar el ambiente. Desde hace 48 horas, los jugadores de la primera plantilla del Real Madrid ya saben quiénes son los capos: el tolosarra y el portugués.

El martes fue un día muy ajetreado en Valdebebas. La publicación en Marca de la fotografía de Sergio Ramos con la camiseta de Özil debajo de la suya propia, en un clarísimo gesto de menosprecio al entrenador, provocó reacciones en todos los frentes dentro del Real Madrid. Así, José Ángel Sánchez, CEO de la entidad madridista, tomó el pulso cara a cara con Sergio Ramos. El director general del club llegó a la Ciudad Deportiva antes del entrenamiento, pidió reunirse con el sevillano a solas y ambos se encerraron en uno de los despachos que inundan el edificio principal de los campos de entrenamiento del conjunto blanco. Durante la reunión, Sergio Ramos twitteó tres mensajes de disculpa hacia el entrenador y los compañeros.

Cuando acabó esa reunión y Sergio Ramos regresó al vestuario, Xabi Alonso y Pepe tomaron la voz cantante. Solicitaron al cuerpo técnico que saliera de la dependencia y pidieron a utilleros, médicos, fisios y resto de personal que se sumaran a ese gabinete de crisis. Y allí, ambos, el tolosarra y el portugués, decidieron dar un golpe de efecto y asumir el control del vestuario blanco ante el descontrol existente debido a unos capitanes que no es sólo que no ejerzan, sino que reman en dirección contraria al resto del grupo.

La discusión fue muy tensa. Xabi Alonso y Pepe, visiblemente enojados, le cantaron las cuarenta a Sergio Ramos por la crisis desatada por su torpeza y le exigieron su total implicación en el proyecto. No fue el único que se llevó un rapapolvo. Otros tres jugadores más, uno español y dos extranjeros, también fueron señalados, delante de todos sus compañeros y de los trabajadores del club, de estar torpedeando la temporada del Real Madrid debido a actitudes poco profesionales. "Os comportáis como niñatos malcriados y esto es el Real Madrid", les dijeron Alonso y Pepe, entre otras cosas. Los cuatro, Ramos y ese trío, agacharon la cabeza mientras el resto de componentes de la plantilla no osó intervenir en la bronca.

Ese gabinete de crisis en Valdebebas ha provocado un cambio radical de jerarquías en el vestuario madridista. Xabi Alonso y Pepe, aunque no lleven el brazalete en el campo, son ya los capitanes del grupo. Pepe, sin lugar a dudas el futbolista más afín a las tesis de Jose Mourinho de todos cuantos conforman la primera plantilla, llevaba mereciéndolo hace tiempo. Pero la implosión de un Xabi Alonso que siempre se ha mantenido fuera del campo en un discreto segundo plano (no así dentro de él, donde es el aparejador de Mou), sin alinearse jamás ni con el bando de "los españoles" ni con el de "los portugueses" (por mucho que la Prensa le sitúe siempre enfrentándose a los que no juegan a la Selección, algo rotundamente falso), sí puede ser considerada una sorpresa. El tolosarra, que pocas veces alza la voz y cuando lo hace tiemblan hasta las puertas del Inferino, lo hizo el martes. Se acabaron las niñerías. Esto es el Real Madrid.