martes, 2 de octubre de 2012

GRAVE OFENSA DEL BARÇA AL MUNDO ÁRABE




El futbolista palestino Mahmud Sarsak, ex prisionero en Israel, confirmó que rechazó la invitación para ir al Camp Nou a ver el clásico del domingo Barcelona-Real Madrid por la presencia del ex soldado israelí Gilad Shalit. En una conferencia de prensa en la ciudad de Gaza, Sarsak dijo que no acudirá al partido en protesta por la presencia en el estadio de Shalit, que permaneció cinco años cautivo en la Franja de Gaza, tras ser capturado por milicias armadas palestinas en junio de 2006.

Invitarme a mí a ver el partido se debió a la presión de los seguidores del Barcelona ante el club después de que éste invitase a Guilad Shalit”, afirmó el futbolista, antiguo miembro de la selección nacional palestina, para quien “no se puede igualar a la víctima y al opresor”. Sarsak fue excarcelado por Israel el pasado julio después de permanecer 92 días en huelga de hambre en protesta por su permanencia en prisión sin cargos durante tres años, tras su arresto en 2009 cuando se dirigía a Cisjordania para jugar con el equipo del Balata, que lo había contratado.

El futbolista, de 25 años y simpatizante de la Yihad Islámica, aseguró que existe “una gran diferencia entre detener a un soldado, que lleva un uniforme militar en el interior de su tanque, porta un rifle y mata a inocentes sin defensa, que arrestar a un futbolista en un control militar cuando va a jugar al fútbol a Cisjordania”. Sarsak fue claro con que la negativa tiene que ver con la presencia de Shalit. “Estoy dispuesto a visitar Barcelona o cualquier otro club español fuera del contexto de una invitación común con Gilad Shalit. Si soy invitado, debe ser como atleta palestino que ha padecido el sufrimiento de una huelga de hambre por la libertad y la dignidad”, declaró en una conferencia de prensa en la sede de la Cruz Roja en Gaza.

Luego de que el miércoles se confirmara la presencia de Shalit, las protestas propalestinas motivaron que el club accediera a invitar a Sarsak; al presidente de la Federación Palestina de Fútbol, Jibril Rajoub, y al embajador palestino en España, Moussa Odeh, al partido. A raíz del conflicto, Barcelona indicó que no había cursado invitaciones ni a Shalit ni a Sarsak, pero afirmó que aceptó peticiones del entorno de ambos para presenciar el partido. Carles Vilarrubí, vicepresidente del área institucional del Barça, sostuvo que la intención del club catalán no es potenciar las diferencias. “El Barcelona es un punto de encuentro y no de enfrentamiento. Nadie puede dudar de que la posición del club en este conflicto es de apostar a la concordia”, señaló Vilarrubí.

La noticia de la presencia de Shalit en el Camp Nou para presenciar el partido contra el Real Madrid provocó las protestas de los seguidores del Barça en la Franja de Gaza. La cadena televisiva Al Aqsa TV, del movimiento islamista Hamas, que gobierna la Franja, decidió no retransmitir el encuentro en señal de protesta. Además, se está incitando a los medios árabes, musulmanes y palestinos a boicotear el partido.