miércoles, 7 de noviembre de 2012

OBAMA GANADOR: UNA VICTORIA DE LA ALTERNATIVA HUBIERA SIDO TERRIBLE.




No es que me parezca el salvador del mundo ni el presidente perfecto, pero me alegro de la victoria de Obama. La de la alternativa hubiese sido terrible.

Sólo quiero resaltar un detalle. Romney, el perdedor, ha dicho que rezará por el presidente, para que lo haga bien. Ayer, sin embargo, dijo que haría todo lo posible por entorpecer la labor de Obama, si éste salía elegido.

Esta hipocresía, esta doble moral, esta intromisión de Dios en los asuntos políticos y esa actitud de entorpecer, de entrada, lo que haga el adversario me asusta, me preocupa y me trae recuerdos demasiado cercanos, demasiado peperos, demasiado inhumanos.

Mientras los políticos no dejen de considerarse como enemigos a costa de los ciudadanos, esto sólo va a ir a peor.

Cuatro años más para Barack Obama. El demócrata será el jefe del Estado federal y de su gobierno hasta enero de 2017. Es una buena.

Recordemos que los ocho años del  inquietante dúo Bush-Cheney llevó al país al desastre  moral y político que con la guerra de Irak alcanzó cotas de ignominia y torpeza inimaginables. A Bush ni siquiera se le invitó a la Convención republicana de agosto en Tampa: había que esconderlo.

Aunque el programa de Obama ha sido cumplido a medias, sus promesas en la gestión de la economía y su apuesta por el cambio social sí han sido bien atendidas. Ha sabido mantener un crecimiento aceptable del PIB (un sueño hoy en Europa) y ha podido llevar a cabo en gran parte su gran promesa: la reforma sanitaria.

El presidente fue inequívoco en cumplir su programa de clausurar a la mayor velocidad posible las guerras en Irak y Afganistán. Obama dio instrucciones de aplicar a rajatabla y sin más discusión la retirada de Irak, y sobre Afganistán, tras consultar a los aliados, fijó un calendario para el fin: el último día de 2014… con retiradas graduales, sostenidas y en vías de ejecución.

Los aliados europeos han podido comprobar que el mundo volvía a ser multipolar gracias a la perspicacia política mezclada con inspiración de naturaleza moral que le dará a Barak Obam un lugar en la historia.

Es un tópico lo de que para ser presidente hay que estar en el famoso centro, mirar a la amplia y nunca bien alabada “clase media”, pero Obama ha dinamitado en buena parte el supuesto. Se ha batido a fondo, ya en la Casa Blanca, por los derechos de los gays, por los pobres despojados de hecho de la posibilidad de tener un seguro médico, por los pacifistas, por los latinos (voto decisivo) y por los derechos de las mujeres.

Ha sido, en fin, consecuente. Un milagro…

Presidenciales estadounidenses: resultados estado por estado

Obama – (Votos 50,4%): 332 electores
Romney – (Votos 48,1%): 206 electores

OBAMA ganó en:

California 55
Colorado 9
Connecticut 7
Distrito de Columbia 3
Delaware 3
Hawai 4
Illinois 20
Iowa 6
Maine 4
Maryland 10
Massachusetts 11
Michigan 16
Minnesota 10
Nevada 6
New Hampshire 4
Nueva Jersey 14
Nueva York 29
Nuevo México 5
Ohio 18
Oregon 7
Pensilvania 20
Rhode Island 4
Vermont 3
Virginia 13
Washington 12
Wisconsin 10
Florida 29

ROMNEY ganó en:
Alabama 9
Arizona 11
Arkansas 6
Carolina del Sur 9
Carolina del Norte 15
Dakota del Norte 3
Dakota del Sur 3
Georgia 16
Idaho 4
Indiana 11
Kansas 6
Kentucky 8
Luisiana 8
Misisipi 6
Misuri 10
Montana 3
Nebraska 5
Oklahoma 7
Tennessee 11
Texas 38
Virginia Occidental 5
Wyoming 3
Utah 6
Alaska 3

Obama ha cosechado una triple victoria electoral, porque ha ganado en número de votos, ha ganado en los estados clave, y ha ganado en más estados que Romney (26 a 24).

JOSE PEDRO MONFERRER MONFORT