jueves, 13 de diciembre de 2012

LA INMERSIÓN LINGÜÍSTICA EN CATALÁN: UN MODELO QUE FUNCIONA




La inmersión lingüística en catalán: Un modelo que funciona

De forma genérica se entiende por inmersión lingüística el programa de enseñanza de una segunda lengua en el que alguna de las materias del curso escolar (o todas ellas) se estudia en una lengua que no es la primera lengua de los estudiantes. El objetivo último de un programa de inmersión es que los alumnos sean competentes en ambas lenguas, es decir, sean bilingües. De este modo se crea en el aula un contexto de adquisición, en el que la segunda lengua se usa comunicativamente en actividades académicas, practicando las diferentes destrezas lingüísticas en textos y temas propios de la asignatura en cuestión.
-- * --


Veamos ahora la situación de las lenguas cooficiales por CCAA


GALICIA

En Galicia hay actualmente 148 centros trilingües. Este modelo establece que las asignaturas deben impartirse un tercio en gallego, otro tercio en castellano y el último en inglés. Las materias que se imparten en la lengua extranjera no deben superar el tercio del total de las horas lectivas, pero sí pueden ser menos, de modo que las horas sobrantes deben dividirse equitativamente entre la lengua oficial y la cooficial.

-- * --


EUSKADI

En Euskadi existen tres modelos educativos entre los que poder escoger en la enseñanza obligatoria. En el modelo A, el castellano es la lengua vehicular, excepto en la asignatura de Lengua Vasca y Literatura. En el B, una parte de las asignaturas son en castellano y otras en euskera. Por último, en el D, el euskera es la lengua vehicular, excepto en la asignatura de Lengua Castellana y Literatura. En algunas zonas de Vizcaya, donde reside un mayor número de estudiantes foráneos, se ofrece una cuarta opción, el modelo X, en el que únicamente se utiliza el castellano y la asignatura de Lengua Vasca y Literatura no se imparte.

El modelo A ha ido perdiendo popularidad en favor del D y en el curso académico 2011/2012 el primero representaba tan solo un 11,1% frente al 65% que agrupa la opción en la que el euskera es lengua vehicular.

En los últimos tres cursos, los alumnos de algunos centros de Euskadi han experimentado el nuevo Marco de Educación Trilingüe (MET), con el que se plantea sustituir en un futuro al actual sistema de las tres opciones lingüísticas. Este nuevo marco establece los mínimos horarios para cada lengua, con el mismo peso para el euskera, el castellano y la lengua extranjera a elegir por cada centro. Cada lengua acapara el 20% del total de horas lectivas y el 40% restante es decisión del propio centro.

-- * --


COMUNITAT VALENCIANA

En la Comunitat Valenciana hay municipios y comarcas de predominio lingüístico oficial valenciano y otros de predominio lingüístico castellano. En ambos es obligatoria la incorporación del valenciano a la enseñanza en todos los niveles educativos, tendiendo a que todos los escolares reciban las primeras enseñanzas en su lengua habitual, valenciano o castellano. En el territorio valenciano-parlante el alumno puede elegir entre el Programa de Enseñanza en Valenciano (PEV) o el programa de Introducción Progresiva al Valenciano (PIP). Con el primero todas las asignaturas se imparten en valenciano desde primero de educación primaria, mientras que con el segundo las horas de valenciano se van incrementando paulatinamente, hasta copar la totalidad de asignaturas. Por otro lado, en territorio de predominio lingüístico castellano, los padres sí pueden obtener la exención de la enseñanza del valenciano para sus hijos.

-- * --


CATALUNYA

Se trata de un único modelo para todos los alumnos de la escuela pública y la concertada, de modo que, en todos los niveles y modalidades educativos no universitarios, las asignaturas se imparten en catalán. Los docentes deben «normalmente» utilizarlo en las actividades de enseñanza y de aprendizaje, según la ley catalana de educación (LEC). Esa es la teoría, en la práctica, sobre todo en la provincia de Barcelona, ambas lenguas se combinan.

En el año 2008, el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya publicó un fallo mediante el cual se obligaba a impartir al menos tres horas lectivas en castellano a la semana, pero los centros escolares catalanes se las ingeniaron para no dar más de dos, hasta hoy. Por tanto, la mayoría de las escuelas imparten tres horas de la asignatura de catalán y dos de la de castellano a la semana. Los niños tienen derecho a recibir la primera enseñanza (infantil) también en castellano; unas 20 familias eligen esta atención individualizada cada curso. En este caso, el alumno recibe los materiales en castellano y el profesor se dirige a él en esta lengua. En secundaria no existe esta opción. Además, la LEC prohíbe separar alumnos por lengua en diferentes líneas o centros.

Resumiendo, en la actualidad la educación es, exclusivamente en catalán hasta los 9 años (si los padres no eligen lo contrario, cosa que rara vez ocurre) y, a partir de entonces, con una asignatura en castellano de dos horas a la semana: Lengua y Literatura Castellana.

La evaluación que el Ministerio de Educación realiza a los alumnos de 4º de primaria y de 2º de ESO sitúa a los catalanes en novena posición en conocimiento de castellano, por encima de la media española. Más datos: el 56% de los catalanes tiene el castellano como primera lengua, y el 35%, el catalán.

-- * --


La inmersión lingüística es un modelo que funciona en Catalunya. Y ojalá lo tuviéramos en la comunitat valenciana.

En síntesis, todos los datos recogidos por Pedagogos, lingüistas y psicólogos que han  evaluado de forma exhaustiva el rendimiento lingüístico y académico de los alumnos en Catalunya,  indican que la inmersión lingüística no provoca ningún problema en el alumnado castellanohablante ni incide de forma negativa en su nivel lingüístico. En cambio, los expertos apuntan que sin la inmersión lingüística una elevada proporción de alumnos castellanohablantes saldrían de la escuela sin conocimiento del catalán, básicamente porque en su medio social no pueden aprender esta lengua.

Cuando una sociedad quiere ser bilingüe se considera que la lengua socialmente más débil debe prevalecer en la educación. Este principio ha sido establecido por autores como Wallace Lambert, uno de los defensores de la inmersión lingüística que ha sido aplicada en el Quebec con resultados similares a los de Catalunya.

Los estudios realizados en Canadá han demostrado que los programas de inmersión en francés son formas efectivas de educación para alumnos que hablan inglés, una lengua mayoritaria en ese país. Incluso el alumnado con competencias académicas más limitadas ha demostrado progresar tan bien como el alumnado comparable en programas escolares de un entorno inglés convencional al tiempo que adquiere unos niveles superiores en competencia lingüística en francés.

El éxito de los programas de inmersión lingüística se relaciona con las condiciones siguientes:

1. Que sea voluntaria (en Catalunya, como hemos dicho, los padres pueden elegir en P3 en qué lengua escolarizan a sus hijos. Como es sabido, muy pocas familias, del orden de 5 cada año, eligen el castellano).

2. Que los maestros sean bilingües (que dominen tanto la lengua de la escuela como la del alumnado).

3. Que el alumnado que forma parte del aula sea de lengua diferente a la escolar.

Estas tres condiciones ya no se cumplen en la actualidad debido a la llegada masiva de inmigrantes de procedencias muy diversas. En un momento donde en Catalunya se hablan unas 300 lenguas, ni los maestros pueden dominar las lenguas de los alumnos ni las familias pueden pedir la escolarización en el idioma propio de los hijos.

Para más detalles, recomiendo el vídeo Llengua i escola, mites i realitats, que recoge diversas intervenciones en una sesión organizada por la Cátedra de Multilingüismo de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC)

-- * --


El actual borrador de la LOMCE, propuesto por el PP, permite que los padres puedan elegir entre matricular a sus hijos con el castellano como lengua vehicular, o con el catalán. Según el texto, se exigirá a las autonomías el pago de una plaza en un centro privado a aquellas familias que soliciten la educación en castellano cuando no se les pueda ofrecer en un centro público o concertado en su municipio o zona limítrofe.

Quienes apoyan esta propuesta, absoluta y totalmente ideológica, apelan al derecho de los padres a decidir el idioma en el que quieren escolarizar a sus hijos en base a una teórica libertad de elección.  Y a un supuesto riesgo de que los niños crezcan sin aprender el castellano.

Pero… ¿De qué libertad de elección hablan? ¿Cuándo han tenido los padres libertad de elección en la escuela? Un padre en España no escoge qué estudia su hijo. Ni cuántas horas dedica a cada tema. Si yo fuera padre, no tendría ningún interés en que mi hijo estudiara latín, y ocuparía más horas con asignaturas de carácter técnico que facilitaran una teórica inserción laboral posterior.

¿Sabéis por qué no les damos libertad de elección? Porque sabemos que estudiar historia, sintaxis, o biología, quizás no les será útil a la mayoría a nivel laboral (a no ser que se dediquen a esas áreas en concreto), pero les ayudará a algo superior: vivir. Les dará herramientas.

Pero obviamente, alguien podría decir: entonces, ¿por qué no hacerlas mixtas, o directamente en castellano? Me justificaré.

Alguien realmente patriota, alguien que realmente quisiera toda aquella riqueza cultural que hay en España debería estar encantado con la idea de que en España haya el multilingüismo que tenemos. Y debería protegerlo.

La clave reside en dos preguntas de calado: ¿Cuál es la función de los colegios? y ¿dónde aprenden los niños?

La respuesta a la primera pregunta es que los colegios educan a los niños de forma integral. Es decir, todas las dimensiones de su persona. Pero obvian (o sólo los refuerzan) algunos temas porque se da por hecho que ya hay otros ámbitos donde aprenden esas cosas, como por ejemplo a coger los cubiertos o a comer con la boca cerrada. Es decir, que los niños no sólo aprenden en el colegio, lo que contesta a la segunda pregunta.

Los niños no sólo aprenden a leer en el colegio. Cuando se compran un libro o cuando cazan un diario en casa también están aprendiendo a leer. Y esa es la primera clave de la inmersión lingüística.

En Catalunya la inmensa mayoría de diarios que se publican son en castellano (hoy, gracias a la aparición del diario ARA y la versión en catalán de La Vanguardia se ha prácticamente equilibrado los diarios que se leen en los 2 idiomas, no los que se publican). De unos 50 canales de televisión, no llegan a 10 los que son en catalán. En los cines, el 95% de las proyecciones son en castellano. Hay muchos más libros editados en castellano y, encima, leer en catalán es más caro.

Es decir, la inmensísima mayoría de los contenidos disponibles en Catalunya son en castellano. Además, hay poblaciones (enormes) catalanas en las que escuchar catalán en la calle no es fácil a causa de la enorme inmigración llegada de otras regiones de España. Y no hablo de poblaciones pequeñas, sino de algunas de las más grandes.

Ese es un aspecto que no puede descuidarse cuando se habla de educación. Mucha gente de mi edad (alrededor de los 30-40) no habla nunca en catalán porque los catalanoparlantes tienden a pasarse al castellano cuando están con alguien no catalanoparlante, por lo que no necesitan usarlo.

La presión del castellano, con 400 millones de parlantes en el mundo, es enorme, por lo que un trato idéntico en el colegio no es un trato igualitario. Comprender la diferencia entre idéntico y igualitario es esencial (y su contrario muy obtuso).

Pero, ¿qué pasaría si ello implicara que los niños sólo supieran castellano de una manera “no formal” tal como estuvo el catalán en la dictadura? La experiencia demuestra que esto es radicalmente falso.

Las calificaciones en castellano de Catalunya no son inferiores a la del resto de los españoles. De hecho, muchas veces son superiores. ¿Gente que se expresa mejor en catalán que en castellano? Por supuesto que la hay. ¿Y qué? Hay mucha más a la inversa. Incluso me atrevería a decir que muchos serían incapaces de construir una frase en catalán, cosa que a la inversa no conozco absolutamente a nadie.

La inmersión lingüística es, también, un modelo convivencial. Los niños nunca se han visto separados entre los “españoles” y los “catalanes”. Eso entraña ciertos riesgos.

¿Intento decir que no hay nada de político en la decisión de la inmersión lingüística? Por supuesto que la hay. Como en el caso de su contrario, el modelo que ahora pretenden imponernos. El modelo actual defiende una Catalunya con identidad propia, con un idioma diferenciado, con una cultura que debería ser vista como una riqueza.

La inmersión lingüística es absolutamente imprescindible para salvaguardar un idioma que debería ser visto por todos como una riqueza cultural ya no española sino del mundo. España parece preferir la uniformización. Confío en que no lo consigan.

Prensa en catalán:







JOSE PEDRO MONFERRER MONFORT

1 comentario:

Anónimo dijo...

Menuda cantidad de tonterias que acabo de leer. Mi hija tiene 7 años y ningun compañero de su clase ssbe hablar castellano, es mas, ni lo entienden. Una autentica verguenza.