lunes, 11 de noviembre de 2013

CULTIVA TU PROPIO AGUACATE




  1. Lavar la semilla. Y usando tres palillos de madera, suspender la semilla con la parte más ancha hacia abajo en un recipiente con agua, de manera que la semilla quede apenas sumergida un centímetro en el agua.
  2. Colocar el recipiente en un lugar templado, sin luz solar directa y rellenar de agua cuando se necesite. Las raíces y el tallo deberían salir en un plazo de entre 2 a 6 semanas.
  3. Cuando el tallo tenga aproximadamente unos 15 cm de largo, recortarlo dejando unos 6 o 7 cm.
  4. Cuando las raíces sean gruesas y el tallo haya vuelto a rebrotar de nuevo, transplantar la semilla a un tiesto de unos 25 cm de diámetro con tierra rica en humus. La semilla debe quedar mitad enterrada, mitad en superficie.
  5. Será necesario realizar ligeros riegos frecuentemente y ocasionalmente algún riego importante. La tierra debe estar húmeda pero no totalmente saturada. Las hojas amarillentas son un signo de riego excesivo, por lo que habrá que dejar secar durante unos días.
  6. En este momento del cultivo se buscará un lugar bien soleado.
  7. Si las hojas se oscurecen y marchitan en los extremos, es un signo de una acumulación de sales en el suelo. Para solucionarlo inundar el tiesto y permitir que el agua circule y drene durante unos minutos.
  8. Cuando el tallo alcance unos 30 cm recortarlo hasta unos 15 cm para favorecer el crecimiento de nuevos brotes.
  9. No todas las plantas darán frutos, esto solo ocurre ocasionalmente y en general requiere injertos. Una planta crecida a partir de una semilla requiere de entre 5 a 13 años para producir flores y frutos. Y estos frutos en ocasiones no son aptos para comer.
Los aguacates son uno de los árboles tropicales más usados en jardines. Necesitan un suelo con pH 6-6,5 permeable y profundo, franco-arenoso, en lo posible sin presencia de calcáreos ni cloruros. La plantación se debe de realizar en zonas no inundables ni propensas a encharcamientos puesto que el exceso de humedad la extermina. Con respecto al clima, se deben evitar zonas de heladas por que estas afectan la floración y si son muy intensas pueden llegar a perjudicar las plantas. Se trata de un árbol poco frondoso que necesita buena aireación. Alcanza los 20 metros de altura, pero no se deja crecer más de unos 5 metros. Sus flores son de color verde muy pequeñas y su tronco rugoso de color pardo. Sus frutos tienen forma de pera de color verde oliva y superficie rugosa con una pulpa verde amarillenta y un hueso central muy grande.
El tiempo ideal para plantar es entre marzo y junio. Durante el verano hay riesgo de daños por el sol. El hoyo ha de ser tan profundo como las raíces y un poco más ancho. Al colocarlo tratar de no dañar las raíces.
Los nutrientes esenciales que necesitan los árboles de aguacate son Nitrógeno, Fósforo y Potasio (NPK) en relaciones 7-4-2 y también Zinc.
Para regar, lo aconsejable es empapar bien el terreno, dejar que seque y volver a regar de nuevo; dos o tres veces a la semana.