lunes, 2 de diciembre de 2013

VALENCIA: LA GRECIA ESPAÑOLA



La Comunidad Valenciana se ha hundido. El PP la ha hundido.

Está endeudada hasta las cejas. Es incapaz de cumplir sus compromisos financieros. Esta empobrecida y sumida en una crisis institucional, financiera y económica sin precedentes. Nos la han dejado sin bancos ni cajas propias y sin Televisión pública.

Y, por supuesto, con gravísimos casos de corrupción y prácticas destinadas a convertir los beneficios en privados y las deudas en públicas.

Terra Mítica. Benidorm. Costó 377 Millones de euros. Ahora es propiedad del grupo Aqualandia, que se lo ha quedado a cambio de asumir deudas valoradas en 65 millones. A su alrededor se forjaron varios pelotazos urbanísticos

La Ciudad de la Luz, Estudios cinematográficos situados en Alicante, otro fiasco económico con un coste de 300 millones y una deuda de otros 190. A su alrededor se forjaron varios pelotazos urbanísticos.

El aeropuerto de Castellón. 150 millones de euros. No es solo una instalación sin aviones, fruto de la quimera y de la megalomanía del cacique provincial Carlos Fabra. Desde el principio fue una operación especulativa de gran calado en la que el aeropuerto justificaba un gran proyecto urbanístico con garantía institucional que cubría las posibles pérdidas de la concesionaria.

Formula 1: Los siete grandes premios programados le van a suponer a las arcas públicas valencianas más de 244 millones, entre los pagos a Ecclestone, las infraestructuras para la carrera y el canon que pagaba la televisión valenciana por retransmitir los grandes premios. 

El saqueo de las arcas públicas, en la práctica, estaba institucionalizado.

La Comunidad Valenciana es vista desde el exterior como un territorio en el que menudean los escándalos políticos y la corrupción.

Además, el sistema financiero valenciano ha desaparecido: Bancaja y Caja Mediterráneo (CAM), la tercera y cuarta caja españolas, han sido fusionadas o intervenidas por el Banco de España. Recordemos que Bancaja y CAM financiaron proyectos como Terra Mítica, el circuito de Fórmula 1 en Valencia o el aeropuerto de Castellón

Los compromisos de pago para las próximas décadas de la Administración Valenciana superan los 62.000 millones. 

A finales del año pasado, el Gobierno de España tuvo que salir al rescate de la Comunidad Valenciana para que pudiera hacer frente al pago de una póliza de crédito del Deutsche Bank.

Mariano Rajoy, meses antes de las elecciones generales de 2008: “Ese es el modelo que yo quiero aplicar para el Gobierno de España”.

Javier Arenas, candidato del PP a la presidencia de la Junta de Andalucía: “Gobernar no es gastar más, sino gastar mejor. Gobernar es imitar a Camps”.

¡Eso son huevos y no los míos!

He aquí algunos casos de corrupción:

Caso Fabra: Cobraba “cantidades millonarias” a cambio de favores políticos (Tráfico de influencias y cohecho)

Caso Emarsa: Saqueo de la depuradora de Pinedo, una de las mayores de Europa, que está ubicada en el término municipal de la ciudad de Valencia. Empresa encargada de depurar las aguas residuales de la ciudad de Valencia y otros 16 municipios. Hay 40 millones desaparecidos.

Caso Brugal :  la mayor trama político-empresarial gestada en la provincia de Alicante, amparada en el negocio de la recogida de basura y el urbanismo

Caso Gurtel: A través de Orange Market, la firma que dirigía Álvaro Pérez, El Bigotes, Gürtel obtuvo del Gobierno valenciano –que presidía Francisco Camps- hasta 85 contratos en un periodo de seis años, de los que 76 le fueron adjudicados a dedo. Los más cuantiosos fueron obtenidos por montar el pabellón de la Comunidad Valenciana en Fitur y por organizar el seguimiento de la visita del Papa a Valencia en 2006 a través de Canal 9. La trama logró contratos y comisiones millonarias mediante procesos irregulares. 

Caso Noos: Urdangarín “persuadió” al gobierno valenciano (entre otros) para firmar acuerdos con el instituto NOOS (que se suponía una organización sin ánimo de lucro) tanto por trabajos, que nunca se hicieron, como otros con presupuestos desorbitados de hasta 5.800.000 euros provenientes de administraciones públicas.

Caso Cooperación: Entre 2008 y 2010, cuando era presidente de la Generalidad Valenciana Francisco Camps, fueron desviados alrededor de seis millones de euros de los fondos que la Generalitat dedicaba a la cooperación con países del Tercer Mundo y que nunca llegaron a su destino.

Caso Bárcenas: Financiación irregular del Partido Popular a nivel nacional.

Caso Guateque, Caso Naseiro, Caso Torres de Calatrava y muchos escándalos más… algunos de los cuales ni siquiera han salido a la luz todavía.

Y ahora vienen y cierran canal 9. Canal nou debería haber sido un medio que hablara en valenciano, que tratara problemas locales, que hiciera patria (sin separatismos), tendría que haber sido un punto de unión para los valencianos. Pero durante 20 años solo ha sido el órgano de propaganda del PP-CV.

RTVV fue utilizado por la Generalitat para atacar al valenciano, pero sobretodo, para pagar diversos caprichos. A los equipos de fútbol emblemáticos de la Comunidad Valenciana, por ejemplo, con los que una televisión que no pagaba a sus proveedores dilapidó 235 millones de euros. Para retransmitir, con pésimos resultados de audiencia, la Fórmula 1, derechos que también tenía La Sexta y que costaron 22 millones. Además, Canal 9 pagó, por ejemplo, 6,4 millones a Teconsa, una empresa vinculada a la trama Gürtel, por el alquiler de pantallas de vídeo, sonorización y megafonía para dar cobertura a la visita del Papa a Valencia en julio de 2006. Se hizo mediante un procedimiento negociado sin publicidad y a precios muy superiores a los de mercado. La policía cree que varias empresas de la Gürtel se embolsaron un millón de euros en la operación. El director general de RTVV por aquella época, que fue jefe de prensa de Eduardo Zaplana, está imputado en la causa.

Valencianos, ¿Porque votáis al padre Fabra, al santo Camps y a la valkiria Barberá, para que rescaten al Valencia, construyan pistas de aterrizaje, traigan al Papa y le paguen los costes, organicen F1 fantasmas impagables, se asocien con la chistorra de España y demás embutidos y se construyan estatuas y monumentos, todo inútil, con el dinero que es propiedad del ciudadano común, mientras vuestros hijos no tienen para comer en el comedor de los colegios públicos?. En fin, yo como valenciano, siente vergüenza al comprobar que la mayoría (absoluta, además) de valencianos quiere ser gobernada por corruptos.

Y ahora, sin canal 9, ¿con qué nos vamos a reír ahora los valencianos normales? En fin, a ver si podemos sintonizar Telemadrid.

Una pena; ya no podremos ver a la Rita Barberá saltando en el balcón del ayuntamiento durante una mascletá.

ALE, A DISFRUTAR DE LO VOTADO.