miércoles, 24 de agosto de 2016

EL PSOE PUEDE SALVAR A ESPAÑA



Si la próxima semana el PSOE da el gobierno al PP de Rajoy, desaparecerá como actor político en los próximos años. El daño será irreparable.  Estamos hablando del grupo político más importante en España desde los años 70. Del partido político que transformó España. Del artífice de la sanidad pública universal, de la educación pública universal, del actual sistema de pensiones, y un largo etc.


Con la corrupción no se pacta, SE COMBATE.

Y, es que, un partido político que desee asentarse en un modelo basado en el pacto, como ocurre en el resto de Europa, debe ser limpio. El PP, además de ser un grupo político cuyos dirigentes han cometido delitos de organización criminal, asociación ilícita, falsedad contable, tráfico de influencias, blanqueo de capitales, delito electoral y delitos contra la Hacienda Pública (No lo digo yo, lo dice el juez De la Mata por el caso de los Pápeles de Bárcenas), mientras tenía mayoría absoluta se ha dedicado a machacar, humillar, y pasar por encima de sus adversarios políticos como un auténtico rodillo.


¿Por qué siempre gana el PP?

En el PP hay siete millones de personas, que, pese a todos los delitos cometidos, no han dejado de votarle (teniendo una alternativa ideológicamente cercana como Ciudadanos). El PP tiene siete millones de votantes acérrimos que lo seguirían votando, aunque se presentase el mismísimo Jesucristo pidiendo su voto. Son votantes que no contemplan otras opciones y eso hay que tenerlo presente porque es un hecho. Y su voto en democracia vale lo mismo que el de cualquiera (bueno, con nuestra ley electoral, lo mismo exactamente no). Se trata de gente que tiene tendencia al fanatismo y al inmovilismo.
Esto explica el resultado obtenido por el PP.

Por eso, esperemos que el PSOE en un acto de dignidad, honestidad, generosidad y, sobretodo, de responsabilidad, y aunque solo sea por el bien de su propio partido, tomen la mejor decisión para España, la única que puede salvarnos: VOTAR EN CONTRA DE RAJOY EN LAS DOS SESIONES DE INVESTIDURA.  O lo que es lo mismo, evitar que una organización criminal siga en el gobierno. Y si al final, Rajoy es investido (No descarto sorpresas de última hora, la antigua CiU ya hemos visto que es fácilmente comprable con dinero, público, por su puesto.) que Pedro Sánchez sea el hombre fuerte de la oposición. España lo necesita.


Pese al fanatismo de millones de personas, 

¡Seguiremos adelante!